Purgatorio

“Los hermanos coraje...”


Juan Manuel Juárez

Lecturas: 1536

HISTORIAS DE PALACIO.

Humberto y Fernando Mayans son, con mucho, el mejor referente del político hecho al 'calor del trópico": apasionados, agresivos, inconformes, astutos y de suyo talentosos, con personalidad propia, pero tan diferentes entre sí, que los hace harto peligrosos, lo que hoy los pone "bajo la lupa", no tan sólo porque "se les fue el último tren", sino por el hecho mismo de ver correr la fortuna "en casa" a una nariz, con Adán y Rutilio, el primero en Tabasco y el segundo en Chiapas.

Don Nicanor (nombre que escogimos al azar para ocultar la identidad del informante) advierte que conoce y mucho a los hermanos Mayans por haber trabado amistad con su padre, el doctor Rodolfo Mayans Victoria, "un hombre bueno, que quiso hacer política desde el PAN".

Hoy, dice don Nica, el riesgo es que se entrometan en campaña y luego en el gobierno; su "hiperactividad volcánica" no sólo serviría para construir, sino también para destruir y cobrar viejas cuentas desde 'el poder tras el trono'...

Explica: lo que surgió como una frase ramplona ("amor y paz") de parte de Andrés Manuel, debe ser 'línea de campaña'. Nada de pleitos... cero enfrentamientos. La mejor fórmula para ganar es el acuerdo y la buena comunicación.

Hace unos días -apunta- en reunión de MORENA con 480 abogados de la estructura jurídica de defensa del voto, Adán puso el ejemplo: "no hay ningún problema con Evaristo ni con ningún otro candidato"...

Y aseguró que Evaristo será alcalde de "ya saben dónde"...

Me refiere ésto don Nica a propósito de las diferencias públicas entre Humberto y Evaristo, al grado de que el pleito del entonces alcalde de Centro no era con el Químico, sino con el secretario de Gobierno.

Y qué decir de Fernando, que nunca le ha perdonado la derrota que sufrió cuando compitió con Evaristo y lo derrotó. Hoy, el médico ha caído en la diatriba barata al llamarle "robaristo" en la radio, suponiendo que la gente es tonta...

NOS VEMOS EN OTRO PURGATORIO, SI DIOS QUIERE.



Columnas anteriores

visitas