PRESIDENTE IAP

La esclavitud moderna


Juan Antonio Filigrana Castro

Lecturas: 500

SEGUNDA PARTE

Como mencionamos en la primera parte de esta colaboración, la esclavitud moderna afecta a 45.8 millones de personas en todo el mundo, estimándose -de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo- que los ingresos al año procedentes de la esclavitud ascienden a 120,000 millones de euros, siendo India, China, Pakistán, Uzbekistán y Rusia los cinco países que concentran más de la mitad —el 61%— de la esclavitud que hay en el mundo, según el informe anual The Global Slavery Index publicado la ONG Walk Free.

De acuerdo con Walk Free Foundation, los países de América Latina con mayor número de personas en condiciones de esclavitud moderna son: México con 376,980 y Colombia con 308,200. Le siguen Perú con 200 mil 500, Venezuela con 198,800 y Argentina 175,500.
 
India, en término absoluto, es el país que más esclavos tiene con 18.3 millones de personas viviendo así, le siguen China con más de 3 millones, y Pakistán que cuenta con 2.1 millones. Por porcentaje, Corea del Norte tiene más del 4% de su población total siendo esclava, lo que equivale a 1.1 millones de personas. Para entender la vulnerabilidad hacia la esclavitud de nuestros días, es preciso considerar factores como la carencia de protección por parte de los gobiernos en materia de derechos humanos básicos, la inseguridad en regiones de conflicto o aquellas con pobreza extrema.
 
Para el geógrafo y teórico social británico David Harvey, el mundo está regresando a las condiciones de trabajo del siglo XIX, debido a que el sistema económico busca reducir el poder de los trabajadores y ponerlos en una posición en la que no sean capaces de resistir los procesos de explotación masiva, de tal forma que la esclavitud moderna se convierte no sólo en un crimen, sino en un problema inmoral orientado a la obtención de ganancias económicas por encima de la dignidad humana.
 
En la siguiente colaboración hablaremos de las formas de esclavitud más usuales en México y el mundo.
 
Continuará…


Columnas anteriores

visitas