Altavoz

La pesada loza de Gina Trujillo


Fabiola Xicoténcatl

GINA TRUJILLO LOGRÓ ALCANZAR Y REBASAR A GERARDO GAUDIANO, Y AHÍ LA LLEVA CONTRA MORENA.
 
Tabasco se prepara quizá para la madre de todas las batallas electorales, una vez ya registrados los principales candidatos a la Gubernatura. 
 
La abanderada del PRI, Georgina Trujillo, sienta un precedente al ser la primera mujer en enarbolar esa aspiración en nuestro estado. De entrada ya hizo historia. 
 
Ayer, al registrarse oficialmente Gina ante el IEPCT, soltó una frase lapidaria que caló hondo: “Yo no tengo la sombra cómoda de un caudillo que me cobije. No tengo tampoco el gracioso candor vacío que otorga la juventud.
 
Tengo experiencia, firmeza, carácter, conocimiento, honestidad probada y, sobre todo, un amor total por mi tierra y por su gente”.
 
De acuerdo a las últimas mediciones, sin hacer campaña Gina logró alcanzar y rebasar al candidato del PRD, Gerardo Gaudiano, y ahí la lleva contra Morena, aunque se ve harto difícil pero no imposible que logre alcanzar al puntero, Adán Augusto López Hernández, el favorito para arrebatarle a los perredistas la Quinta Grijalva.
 
De hecho con su frase de “Yo no tengo la sombra cómoda de un caudillo que me cobije”, Gina acepta tácitamente la desventaja ante el puntero Adán Augusto.
 
Lo reiteramos: el PRI tiene una excelente candidata en Tabasco. Lo desfavorable para Gina es que representa a un partido que pareciera a la distancia en peligro de extinción, desfondado y atorado en los últimos lugares.
 
Su candidato Meade no pegó. No conectó con el pueblo, a pesar de presumir “manos limpias” cuando su entorno está atiborrado de bacterias y toda clase de virus letales que tienen con un pie en el pescuezo al pueblo de México.
 
Creemos que los mexicanos nunca le van a perdonar al PRI el “gasolinazo”, el alza al gas y la electricidad; la Casa Blanca, la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, el caso Odebrecht, el saqueo en Sedesol, la matanza por la inseguridad, las reformas estructurales que desaparecieron a la clase media, y abrieron la brecha entre ricos y pobres.
 
Gina que es lo mejor que tiene el PRI, y su excelente fórmula al Senado la cobija, pero trae todos esos negativos en contra, en la tierra donde Andrés Manuel López Obrador es idolatrado.
 
¿Logrará Gina deshacerse de esa pesada loza que la asfixia? 
No lo sabemos. Eso se percibirá a media campaña, casi a finales de mayo. 
 


Columnas anteriores