DOBLE FILO

Administremos nuestra agua


Homero T. Calderón

Lecturas: 1234

Cuando la tranquilidad desaparece, hay que salir a buscarla. Esto fue expresado por el Dalai Lama, último líder espiritual del Tíbet. Arturo Núñez siguió muy bien esa consigna. Muchos critican sus viajes porque --dicen-- aquí es donde debe estar. Sin embargo, el dinero hay que corretearlo fuera de casa.

Arturo planificó todo, menos que Pemex, nuestra caja de caudales, fuera a colapsarse. Dentro de unos meses sin embargo, ésta "agujereada" caja será administrada por cualquiera de estos cinco pretendientes: Adán Augusto, Gaudiano, Gina, Paz Ojeda o Chucho Alí. Ninguno de ellos nos ha dicho "qué hará" para que vuelva a tintinear la moneda.

Ni creo que lo sepan. Lo primero que tendrá que hacer el "nuevo" será reactivar la industria de la construcción. Y su servidor les daría un consejo a tales industriales: No esperen milagros. Prepárense para una economía de guerra. No esperen a que el sucesor de Núñez haga actos de magia. En cuanto el dinero que le ofrecerán al votante, que le digan a usted de qué planeta lo traerán.

Podría decirles --a los constructores-- que hoy más que nunca tienen que cambiar de mentalidad. La maquinaria que tienen, y que les cuesta un ojo de la cara mantener, a lo mejor tienen que rediseñarla o adaptarla para nuevas actividades. Quizá haya que activar ese distrito de riego que nunca se hizo. Quizá haya que expulsar a los encomenderos de la CONAGUA.

Quizá Tabasco tendrá que administrar --de una vez por todas-- su propia agua, sus propios recursos. Ahí es donde los empresarios tabasqueños tienen que ser más propositivos, inventivos y ambiciosos…

 

POLIGRILLA: Los días de Gustavo de la Torre Zurita como presidente del CDE del PRI se agotaron. Sus problemas fueron --como siempre-- sus propios compañeros de partido. A muchos pudo colocarlos, pero otros se dijeron traicionados. De la Torre sin embargo, saneó las finanzas en el PRI. Enderezó la caja que dejaron vacía Erubiel y Valdivia. Donde perdió fue en la selección de candidatos municipales. El PRI no tiene mucha tela de dónde cortar, pero el nuevo presidente será Pedro Gutiérrez. Ojalá no terminen colgándolo de los "dídimos"…



Columnas anteriores

visitas