La Conciencia del Amor

Amor (parte 3)


Haydeé Colín

Lecturas: 758

El amor vive comunitariamente en trance de apertura y participación constante. Esta comunicación ensancha el horizonte y da solidez a la propia experiencia.

El amor verdadero no se reduce a querer el halago que producen ciertas cualidades de una persona, se dirige a la persona como tal, como un ser real al que se estima profundamente.

Todo aquel que no ama se empobrece y queda interiormente vacío.

Basar la felicidad en el amor de otra persona, es un deseo vano. Vivir en el amor te ofrece libertad, felicidad, armonía y paz.

Tomar el amor en serio significa hacer una transformación completa de tu pensamiento.

Comprometerse a vivir en el amor es aprender a amar y a perdonar a los demás, aunque ellos no estén de acuerdo con nuestra forma de ser ni con nuestra forma de pensar.

Amar es entender que no debemos juzgar ni criticar, ni a nosotros ni a nadie más. Si el universo estuviera lleno de amor no habría guerras, ni escasez de alimentos, ni contaminación; tampoco tendríamos desastres ambientales, porque nos amaríamos lo suficiente como para no destruirnos, mucho menos acabaríamos con nuestro planeta.

Con amor todos veríamos los unos por los otros, tendríamos sin duda un mundo más hermoso y armonioso en el que nos apoyaríamos conjuntamente.

La base del amor radica en lograr cambiar los pensamientos erróneos de miedo por los pensamientos de amor.

¡Atrévete a vivir en el amor!

 

 


Columnas anteriores

visitas