CARA A CARA

El Loco Valdés en Coyoacán


Raquel Bigorra

Don Manuel sigue mejorando y estoy segura que para dicho homenaje podrá estar en primera fila, recibiendo el cariño del público y los compañeros que tanto lo disfrutamos siempre.

Cuando Gloria Isaguirre, la esposa de Iván, el nieto de don Manuel El Loco Valdés me habló para invitarme al evento donde se recaudaría dinero para El Loco Valdés, enseguida me apunté. La noche de la velada cayó un aguacero torrencial y ahí estuvimos bajo el agua, en el corazón de Coyoacán, desde las 8 de la noche.

TODO SE HABÍA COMPLICADO

Uno de los coordinadores del evento estaba con el pendiente, pues afuera esperaban los camiones de La Sonora Dinamita y Los Terrícolas. No podían bajarse de los vehículos pues la calle estaba inundada. Adentro estaba la prensa.

En la antesala donde habían dispuesto la carpa con las mesas, se empezaba a inundar. De ahí nos movieron a Alejandro Suárez y a Germán Ortega, Mascabrother, pues se estaba llevando a cabo un pequeño concierto de la Casa de la Cultura y no nos permitían esperar allí. También estuvo Freddy Ortega, pero él tuvo que irse antes, pues tenía un evento en Puebla.

Estuvimos esperando más de una hora y muy apenada Gloria, quien me invitó al evento, nos ofreció mil disculpas pues todo se había complicado por la lluvia torrencial y los compañeros que allí estábamos no podíamos pasar del otro lado. A Alejandro Suarez hasta miedo le dio, porque los cables estaban en agua.

BAJO EL AGUA

Yo me llevé un vestidazo con una cola tremenda que terminó empapada, pues en el lugar donde estábamos empezó a meterse el agua.

Salimos a guarecernos al auto un rato, a esperar a que bajara la lluvia cuando Lalo España comenzó a dar el show.

Me comentaron los organizadores que pese a todo se habían vendido 150 lugares, así que el cometido se había logrado.

Algunos decían que don Manuel quería asistir, porque estaba muy emocionado. Alejandro Suárez nos sugirió que por qué no hacíamos otro evento para recaudar, pero en un teatro, donde realmente pudieran actuar los compañeros y recaudar más fondos. Así se lo compartí a Gloria Isaguirre, y en eso quedamos. Bajo el agua y porque ya no podíamos pasar hacia el otro lado del recinto, nos tuvimos que ir. Esto con el conocimiento y aprobación de Gloria. Quien de veras estaba más que apenada.

SIGUE MEJORANDO

Cabe aplaudirles el esfuerzo tan grande que hicieron, pues en verdad la tormenta que cayó en Coyoacán estuvo de locos y la empapada que nos pusimos varios, estuvo dura.

Ahora esperamos la segunda vuelta, pues bien merece don Manuel un homenaje y un evento para recaudar fondos donde pueda llegar más gente. En un teatro sería fabuloso. Los compañeros como Los Mascas y Alejandro Suárez están puestísimos. Vaya desde aquí nuevamente mi reconocimiento para los que sí pudieron dar el show y para su nieto, esposa y amigos, que estuvieron organizando el convivio.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Don Manuel sigue mejorando y estoy segura que para dicho homenaje podrá estar en primera fila, recibiendo el cariño del público y los compañeros que tanto lo disfrutamos siempre. Porque además de artista, como persona es un encanto. Siempre te saca una carcajada. Nos leemos próximo viernes, en El manual de la buena esposa.

¡UP’S SE ME SALIÓ!

La que llegó despampanante al salón de Pupy fue mi querida Rebecca Jones. Fui a la estética que tiene mi amigo en Altavista para hacerme unas luces, y a que le cortaran el cabello a mi Rafaella. Siempre llegamos con unos pelos de espanto, pues a eso va uno al salón, a que lo arreglen.

Mi Rebecca llegó a hacerse un corte, pero parecía que en vez de entrar había recién salido. Vaya que sabe manejarse como lo que es, una estrella.

Se supone que no debía contarles cómo llega al salón toda divina y producida la protagónica de Las malcriadas, pero ¡up’s se me salió!



Columnas anteriores