Magazine Young

Olimpiadas, casas rosas y tesis


Gaby del Valle

Lecturas: 818

¿Consideras que México es competitivo en materia educativa?
 
Pederastia
La explotación sexual de niños en Acapulco y otras partes del país, es una puñalada artera a la seguridad de los niños mexicanos. Debemos detenerla, pero antes debe importarnos a todos. Entérate, investiga. Esta herida sangra, se pudre, y la mancha crece como la más grande de las infamias que se cometen en nuestro territorio. Di algo, ¡levanta tu voz!
 
Un gobierno sin honor.
Entre errores de estilo, hacerle fuchi a Duarte, pedidos de perdón, casas rosas y blancas, se difumina el honor que debería tener todo gobierno en cualquier parte del mundo. Y ¿qué pensarán las generaciones futuras de esta clase de esta ignominia? 
 
Los tapoelsolconundedo sin vergüenza aparecieron de inmediato, pero ¿cómo es eso de que plagiarse una tesis, carece de importancia o sólo es un “error de estilo”  ¿En qué mundo alterno habitan nuestros funcionarios? Plagiarse una tesis (n’omás tantito) y todavía tener el cinismo de justificarla, demuestra que no se tiene honor en todo lo demás, como hemos podido constatar en este país que pierde día a día sus bienes, cobijado por la corrupción. ¿Cómo puedes criticar a los maestros si te plagias una tesis? ¿Qué puedes decirles a los jóvenes y a los niños, si eres el peor ejemplo de la corrupción e impunidad en toda América Latina? Las taras que muestra este gobierno y sus secuaces, carecen de lógica, y tratan de introducir a todos en ese mundo bizarro de cinismo e impunidad. Pero no, por fortuna estamos los millones que opinamos diferente y buscamos un nuevo status para el país: congruencia, honestidad.
 
Adiós Río
Es asombroso cómo se va reduciendo el presupuesto a educación, cultura, deporte, salud, explotación del petróleo, y al mismo tiempo crecen el crimen organizado, la corrupción, la impunidad, y las fortunas de unos cuántos vivos que se embolsan el erario destinado para tales efectos (nuestros impuestos) y que además lo exhiben con su vida de jeques, tal como hemos constatado. Sin embargo, esto tiene solución, ya que hace falta tu voz para que detengamos el avance de esta ola avasalladora de deshonestos que se dicen “servidores públicos”, porque el PUEBLO MANDA. En paz, sí, hazte escuchar, súmate a las voces que exigimos un cambio y trabajamos por ello. Podemos.


Columnas anteriores

visitas