Consultando a...

Avance de mentón


Dr. Abel De la Peña

Lecturas: 807

Hemos platicado últimamente de cómo mejorar el aspecto de la cara. Si bien, la mayor atención está puesto siempre en el contorno de los ojos y en la boca, también hemos visto que un buen contorno en el mentón puede hacer un cambio importante en la armonía, balance, masculinidad o femineidad de la cara. 
 
Un mentón débil o fuerte afecta el juicio del carácter que la gente hace de los demás. Ya hemos visto que se puede lograr un efecto muy agradable con ácido hialurónico, sin embargo, la opciones de aumento mentoniano no acaban ahí.
 
Otra excelente opción que manejamos, y quizás la forma más habitual de lograr un aumento del mentón, son los implantes de mentón. Estos implantes son por lo general de silicona y la cirugía no sólo mejora el aspecto del mentón, en ocasiones define toda la mandíbula, el cuello, o corregir asimetrías en la cara.
 
No obstante, hay ocasiones en las que la mejor opción no es ni una ni la otra. En ocasiones, el mejor resultado se logra con un avance de mentón, es decir, deslizar el mentón completo separándolo de la mandíbula y recolocándolo en una mejor posición. Esto produce los mismos efectos sorprendentes como las otras opciones de aumento de mentón, dando masculinidad en un hombre, y en las mujeres da balance, armonía y delicadeza a la cara. La decisión de realizar cualquiera de los procedimientos depende de las características del mentón y del efecto que se desee lograr.
 
Una vez que se haya decidido alguno de los procedimientos, es posible que se necesiten estudios de imagen radiológica. Los implantes de mentón se realizan por lo general con anestesia local y el paciente levemente sedado para disminuir las molestias que pudiera tener durante el procedimiento. Se realiza una incisión ya sea por debajo de la barbilla o por dentro de la boca a través de la cual se inserta el implante. En caso que un implante no sea suficiente para lograr el aumento deseado, se puede hacer un corte sobre el hueso del mentón y recolocarlo deslizándolo sobre la mandíbula hacia adelante. 
Para estos casos si se requiere anestesia general y la incisión se coloca por dentro de la boca.
 
Las ventajas son todas las que ya hemos mencionado, las desventajas son la inflamación y moretones que se pueden producir después de cualquier cirugía y que deben desaparecer prácticamente por completo al cabo de 6 semanas. Sin embargo, se puede regresar a las actividades normales dentro de 7 a 10 días después del procedimiento. Existe muy poco riesgo de infección de la herida, que se mueva el implante, o incluso sensación de adormecimiento del mentón que dura aproximadamente 3 a 6 meses.
 
En el Instituto de Cirugía Plástico tenemos toda la experiencia de muchos años para realizar cualquiera de estos procedimientos y los determinamos individualmente en la consulta junto con el paciente. Elige bien a tu cirujano plástico para evitar complicaciones.


Columnas anteriores

visitas