Consultando a...

Rejuvenecimiento facial con láser


Dr. Abel De la Peña

Lecturas: 981

Esta semana les voy a hablar de un método de rejuvenecimiento de la piel efectivo que revierte el daño producido por la exposición solar, el envejecimiento normal y los hábitos que agreden la piel de forma indirecta como fumar cigarrillos. El LÁSER mejora el color, la textura y la calidad de la piel donde se aplica y hay de dos tipos, ablativo y no ablativo. Los ablativos usan pulsos rápidos de luz de alta intensidad para remover las capas dañadas superficiales de la piel, produciendo suavidad y firmeza de la piel, disminuye las arrugas finas y corrige problemas de pigmentación. El láser no ablativo no produce heridas y son menos invasivos, y actúan estimulando la producción de colágeno y reafirmando la piel subyacente.
 
Así que si tu piel está dañada por tanta exposición solar con arrugas alrededor de los ojos y boca, además de laxitud de la piel en el párpado inferior, o si has experimentado irregularidades en el color de la piel (manchas cafés o la piel moteada), o incluso si tienes cicatrices que hayan causado alteraciones en la superficie de la piel, es el momento de considerar que este tratamiento puede resolverte estos problemas.
 
Hemos aplicado con éxito este tratamiento en cara, cuello, y manos, además de aquellas partes del cuerpo donde haya cicatrices anormales. Dado que los resultados en la mejoría de la piel son de una relativa larga duración. Si en general eres una persona saludable,  con una actitud positiva y expectativas realistas, es muy seguro que seas un buen candidato para este tipo de tratamiento.
 
Para poder realizar el tratamiento, antes de comenzar se cubren los ojos para evitar daño alguno a la exposición del láser. Durante la aplicación, se pasa el laser de forma intermitente sobre el área a tratar sin contacto con la piel directo, mientras el laser emite pulsos de luz de alta intensidad que incide directamente sobre las capas superficiales de la piel. Mientras la piel sana, va emergiendo piel más saludable y rejuvenecida. La intensidad del laser se modula dependiendo del área a tratar, del tipo de tratamiento que se requiere aplicar, y que se decide durante la consulta.
 
Los cuidados después de la aplicación de un láser incluyen la colocación continua de un gel hidratante y puede haber dolor leve cuando pasa el efecto de la anestesia tópica. Además puede haber enrojecimiento e inflamación de forma transitoria que disminuyen rápidamente al paso de los siguientes días. Es importante no exponerse a la luz solar durante el siguiente mes después del procedimiento y colocar protector solar siempre aún para estar en casa.
 
Al acudir a la consulta, en el Instituto de Cirugía Plástica platicaremos de las mejores opciones de tratamiento.


Columnas anteriores

visitas