Magazine Young

Familia, sociedad, él y yo


Gaby del Valle

Lecturas: 598

Ella es una buena madre y su pareja procura lo mejor para su familia, y cuando su única hija se embarazó a los 14 años, lo vieron con filosofía y aceptaron con alegría a la nueva integrante de la familia. Parecía que la felicidad entrara por la puerta para quedarse, pero la mamá primeriza no asumió sus responsabilidades, eso sí, haciéndose cargo de sus nuevos "derechos de adulta" y dedicándose a la vida loca de mujer experimentada, andando de fiesta y teniendo sexo con quien a ella le parecía bien… enloqueciendo a la familia. Sí, nuevamente está embarazada.

¿Cuál es el problema? Sigue sucediendo, a pesar de la educación sexual continua en la escuela: las niñas de secundaria y preparatoria, se siguen embarazando, presentando a su familia una problemática que las más de las veces se resuelve con un nuevo bebé en casa y un aparente "no pasa nada".

Pero sí pasa, la vida de la chica cambia y la de la familia también, pero muy en especial para un bebé que, si los abuelos lo educan, habrá consecuencias y si la mamá lo hace, también.

Las cosas cambiarán cuando las familias eduquen a sus hijas en el aspecto sexual. Continuará.



Columnas anteriores

visitas