Magazine Young

Los muertos no hablan


Gaby del Valle

Lecturas: 1057

La represión de los maestros está alcanzando límites insospechados. Están siendo tratados como criminales. Sabemos bien que esta medida “moderadora”, es una especie de venganza por el pasado apoyo al PAN, pero ya se les olvidó cuánto los utilizaban para apoyar al PRI. Esta falta de memoria es general, porque también los sindicatos se exoneran de haber vendido su voto en sexenios anteriores; sin embargo, la contención en base a la dichosa reforma y su examen, así como la violencia, parecen construidos con varios propósitos, y uno de ellos es tener el pretexto idóneo para apresar a los líderes y dar una lección vívida a toda manifestación pública: “Si te manifiestas, te golpeo y es seguro que encontrarás uno que otro cadáver producto de una rebelión de la que te culparé”. Estas medidas están asesoradas y obedecen a un proyecto muy grande cuyos resultados estamos comprobando. Pero este terrorismo fascista con el que está siendo tratado el pueblo mexicano, tiene efecto búmerang: la Coparmex se levanta, los médicos, las universidades, las enfermeras, algunos policías, y en fin, el gobierno está jugando con fuego. Queremos un cese a las hostilidades, un arreglo verbal y pacífico, atención a las demandas y un gobierno justo y honrado. Nada de amparos en el 3x3. ¿Qué opinas?



Columnas anteriores

visitas