Magazine Young

Magazineyoung.com


Gaby del Valle

Lecturas: 652

Esta vez, en el peor contexto que en ningún otro sexenio, nos enfrentamos a un gobierno terriblemente voraz, dispuesto a privar de todos sus derechos al país, tal como lo planeó durante años, bajo la supervisión del monstruo hitleriano que sigue rigiendo voluntades. Cada una de las decisiones tomadas por este gobierno, han ido en detrimento de la economía de los mexicanos, lo que empieza a reflejarse en muchas vidas perdidas, no sólo por la delincuencia, también por la pobreza, las enfermedades derivadas de la pobreza y el pésimo servicio del sector salud, ya que el presupuesto se redujo 5 mil 181 millones 710 mil pesos. Una cantidad exorbitante, cuando vemos cuánto costó el avión presidencial junto con el hangar de jeque (los más lujosos del mundo), el presupuesto que recibe el partido del poder, el costo de los partidos pato que lo respaldan, los gastos de los diputados y senadores, los viajes del rey loco con toda su familia y amigos, y más que en este momento no me viene a la memoria, incluido el respaldo económico a Moreira y el apoyo en moneda a los medios de comunicación vendidos al gobierno, comenzando por Televisa. Nos está costando demasiado caro este gobierno: Pemex a punto de la quiebra, despidos masivos, desempleo, el empoderamiento del crimen organizado, gracias a sus nexos con personajes bastante importantes de nuestra farándula gubernamental. Violencia, muerte y este imperdonable crimen a los mexicanos, como es el descuido y despojo absoluto al sector salud. ¿Cómo podemos mantenernos indiferentes? El pueblo, cada vez más desposeído de derechos, en algún momento va a estallar, y es cuando uno se pregunta ¿por qué este gobierno juega a las cartas con el destino de millones de mexicanos? ¿Qué necesidad hay de un peligroso descontento? ¿Acaso todo es una provocación para justificar más violencia? La farsa que se representa, pareciera el juego de un loco. Esto es demencial, porque en realidad no tiene ni pies ni cabeza, sólo un saqueo indiscriminado. En otra ocasión seguiremos platicando del problema de salud pública. Espero tu opinión.


Columnas anteriores

visitas