CAMINANDO POR LA HEROICA

La Heroica, entre Parroquias y templos


Ezequiel Luna Arias

Como símbolos de identidad y pertenencia, los pueblos latinoamericanos y algunos de otras latitudes, lucen en sus Plazas principales los edificios de gobierno o palacios y sus iglesias, sean éstas parroquias o catedrales. La ciudad de H. Cárdenas, Tabasco, no es la excepción, aunque la actual parroquia de San Antonio de Padua, tenga de haberse construido apenas 60 años. En 1910, a mediados del período del Obispo de Tabasco, Leonardo Castellanos, se construyó en Cárdenas una iglesia católica donde había una vivienda rústica en la que se veneraba a San Antonio Peregrino; desde entonces se le bautizó con el nombre de Parroquia de San Antonio de Padua, siendo su primer Párroco don Luis C. Bravo (1910-1911); el edificio se ubicaba casi en medio del parque Independencia, más cargado al Sur. Con la llegada del garridismo, la parroquia fue convertida en la Escuela Racionalista “Gral. Lázaro Cárdenas del Río” (1934); sus torres fueron derruidas y sus ministros de culto fueron obligados a abandonar el Estado, o en su caso renunciar al celibato y hacer familia. Al concluir la persecución, la actividad religiosa fue poco a poco restaurándose. La iglesia fue tirada y se construyó otro templo en los portales del lado Poniente, a lado de donde se ubica hoy el Hotel Continental. Fue el Párroco Lorenzo Durán Gazca, quien inició a mediados del siglo pasado la construcción de la actual parroquia, ubicada en Plaza Hidalgo esquina con Miguel Orrico De los Llanos. Durán Gazca fue Párroco de 1944 a 1957. Como muestra de la diversidad religiosa que impera en la geografía municipal y regional, en el paisaje de la Plaza Juárez se halla, desde mediados del siglo pasado, un Templo de la Iglesia del Séptimo Día; así mismo, en la calle Moctezuma y a unos pasos de la Plaza Hidalgo, existe desde hace décadas un Templo de la Iglesia Presbiteriana denominado, “Jesús el Buen Pastor”. En 2010, según datos censales, en el municipio de Cárdenas profesaba la religión católica el 56%; el 10% dijo no profesar ninguna; y el resto de la población asistía a otros templos cristianos.