Magazine Young

¡Buscando la excelencia!


Gaby del Valle

Lecturas: 1021

Por Gaby Del Valle gabydelvalle15@hotmail.com Yo quisiera ser como la gente que no es crítica, que se sienta y sólo descansa la vida y la vista en lo que sucede; que no observa su entorno con minuciosidad para admirarse o fiscalizar los detalles que rodean un panorama bonito, pero en el que se riega el agua desconsideradamente o que se deja morir… Pero no puedo ser así, me gusta imaginar un mundo mejor y aportar algo para cambiarlo. A mí me gusta ¡ser el mejor! Por la simple razón de que no me gusta la mediocridad. Cuando somos medio esto o medio lo otro, la vida nos pone una cómoda cama para verla pasar, con medios beneficios. Y es que, sin un afán absurdo de competencia, debemos superarnos a nosotros mismos en todo lo que hacemos, para ser mejor día con día… Si vamos a estudiar, ¡a tratar de sacar las mejores calificaciones! Si vamos a entrenarnos para algún deporte, ¡entrenar con mucho ahínco! Si vamos a entregar un trabajo, ¡que sea de la mejor calidad! Como dicen por ahí, las cosas se hacen bien, ¡o no se hacen! y cada día nos debemos repetir: Si soy empleado de mostrador, recibo a los clientes con una sonrisa, presto atención a las necesidades del cliente y trato de satisfacerlas con rapidez, ofreciéndoles, incluso, las opciones necesarias. Si soy mesero, hago mi labor de servicio, con la mejor de las actitudes, higiene, rapidez y atención al cliente. Si soy estudiante, no debo conformarme con un promedio bajo, ¡debo esforzarme! Si soy empleado de oficina, no ando por ahí perdiendo el tiempo, jugando con el celular o la computadora; hago mi trabajo ¡y lo entrego con calidad! Si soy abogado, ¡soy honesto, rápido, eficiente! Si soy arquitecto ¡soy el mejor! No es tan difícil, sólo es cuestión de excelencia. Escríbeme. Yoga para la salud Tuladandasana (Poste balanceándose.) De pie, extiende tus brazos hacia adelante, poco a poco, hasta lograr estirarte (con el tiempo), tal como si quisieras alcanzar algún objeto, sosteniéndote en una pierna, primero y después en la otra. La que se flexiona debe doblarse ligera como si la intención fuera alcanzar algún objetivo, sin necesidad de moverse del mismo sitio: Aumenta la circulación cardiovascular, especialmente en los vasos sanguíneos cardiacos, ejercita el páncreas, bazo, hígado, sistemas nervioso y circulatorio, bueno para las varices.


Columnas anteriores

visitas