Magazine Young

Feliz Navidad…


Gaby del Valle

Lecturas: 696

Dicen que en México no hay dinero, pero las tiendas departamentales y los comercios de todo tipo, lo desmienten. ¿Qué sucede? ¿Por qué somos presas de una fiebre irremediable por comprar? ¿De dónde sale tanto dinero? ¡¿Qué haremos en enero… y el resto del año?! Y bueno, respondamos una a una estas preguntas: La primera es que somos presas de la publicidad, pero una publicidad de origen extranjero, donde la capacidad económica, los sueldos per cápita y por consiguiente, poder adquisitivo, son mucho más altos. La publicidad nos crea sensaciones y necesidades que no tenemos en realidad, pero las presenta de forma tan perentoria, que impulsa a comprar y comprar, gastar y gastar, porque los comerciantes, los publicistas, ¡todos! quieren el dinero que con tanto sacrificio te has ganado a lo largo de este año. La publicidad nos hace creer que si no compramos lo último, no somos. Así que necesitamos zapatos y más zapatos, perfumes, ropa, electrónicos, alta tecnología y belleza, sobre todo, mucha, mucha belleza. En otros casos, con un poco de dinero de más, se soluciona el problema de la lavadora, el refri, el segundo piso, y bueno, éstas no son necesidades imaginarias, sino oportunas y las tiendas aprovechan para sacar ofertas. Todo este dinero sale de tu sueldo. De los aguinaldos, cajas de ahorro, comercios propios, etcéteras. Pero es tuyo. ¿Qué haremos en enero?, lo de siempre: Lamentarnos en la cuesta, por lo que compramos innecesariamente al final del año. Decirnos que en la próxima no nos desharemos tan fácil del dinero ganado; que no debimos comprar esto o lo otro, o sólo aceptar el destino como algo sin remedio. Ah y en lo relacionado al dinero, envolvernos en el polvo seco de un ventoso enero y febrero, donde escasea el poder adquisitivo. Sin embargo, hay algo que sí podemos hacer los mexicanos: sentirnos bien con nosotros mismos, elaborar regalos, más que comprarlos, guardar lo recibido e invertirlo adecuadamente. Pensar con cuidado y no dejarnos llevar por la publicidad y salirnos de sus redes de telaraña. Pensar, sí, pensar. ¡FELIZ NAVIDAD! Invítame a tu face: Gaby del Valle


Columnas anteriores

visitas