CAMINANDO POR LA HEROICA

El samaria y otros rompidos


Ezequiel Luna Arias

Lecturas: 1146

Hasta puede sonar aburrido ha b l a r de l agua en Tabasco, prácticamente un archipiélago; pero a mucha gente le gusta recordar inundaciones históricas y contemplar fotografías de lugares inundados y las peripecias que los chocos han sorteado para librar las crecientes; sin embargo, me parece importante destacar el acontecimiento del famoso Rompido de Samaria, de grandes repercusiones para los municipios de Jalpa, Nacajuca y Cunduacán, ya que sí eso no hubiese ocurrido, no sufrieran de tantas crecidas; ni en la autopista de Cárdenas-Villahermosa hubiese sendos puentes. Rompido, palabra en desuso; de partir, romper; usado más bien como sustantivo, se aplicó hasta hace años para indicar la desviación de un río, natural, o provocada por la mano del hombre. El caso que nos ocupa sucedió en 1932, cuando el río Mezcalapa, en su larga y caudalosa travesía, rompió pasando el Haban e r o , e n Cucuyulapa, cerca de la R/a. Macayo, Chiapas. A esa desviación se le llamó Rompido de Samaria; el caudal que se desvió hacia Cunduacán representaba el 75 % y el otro 25 % continuaría rumbo a Villahermosa, que así se libraba en buena parte de tremendas avenidas de aguas. Siempre se ha comentado, que las aguas tienen memoria. Remontándonos a los años 1675-1680, se dice que en lo que es ahora el Río Seco, serpenteaba el río Grande o Banderas, con rumbo a Dos Bocas, Paraíso. Pero que los habitantes, cansados de las invasiones piráticas, taparon con palo, tierra, piedra, a la altura de Nueva Zelandia, Cárdenas, provocando un Rompido, (Mezcalapa), rumbo a Villahermosa; casi 260 años después, los bordos de contención de la corriente no soportaron y en Samaria abrió el torrente. HOY En la actualidad se siguen haciendo rompidos o drenes para reencauzar el agua, que a pesar del control y descontrol del sistema de presas, sigue causando estragos en ciudades y zonas rurales de Tabasco. Recordemos, los desagües o drenes que se abrieron rumbo a los Aztlanes y Acachapan, en Centro, para quitarle fuerza al Grijalva, pero afec tandoa esas comunidades. También, a raíz de la gran inundación de 2007, surgió la idea de aminorar el caudal del Mezcalapa rumbo a Villahermosa, que se concretó con la construcción de la Represa o Compuerta de Macayo. El embalse causó polémica porque si bien retiene el caudal que va a la capital, en épocas de crecientes, lo avienta para Cunduacán, Jalpa y Nacajuca, a través del Samaria.


visitas