CAMINANDO POR LA HEROICA

Sánchez Magallanes, el antiimperialista


Ezequiel Luna Arias

El Coronel Andrés Sánchez Magallanes, fue un guerrero antiimperialista por convicción a quien el pueblo de Cárdenas le debe el título de Heroica, cuando al frente de un improvisado pero valiente grupo de combatientes, el 6 de octubre de 1863 toma la plaza de Cárdenas, y al día siguiente, frente al vecindario, la proclama contra el ejército representativo de Francia cuyo mando recaía en el cubano Eduardo González Arévalo. Siendo niño de 7 años mueren sus padres, José Nicolás Vidal y María Isidra Sánchez; lo adopta su padrino, Juan Magallón, un comerciante español. De ahí que en agradecimiento Andrés tomara el apellido Magallanes. Se fue a las monterías; fue productor y comerciante de maderas. Inquieto por la política, militó en el partido Federalista; se fue dester rado al Istmo de Tehuantepec; regresó a Tabasco para luchar en contra de la invasión estadounidense en 1846; hizo suya la causa juarista, pugnando para que en Tabasco se implantara la reforma; vuelve a sus aserraderos, hasta que un día, el Gobernador Dueñas lo llama para que enfrente la invasión francesa. Luchó a lado de Gregorio Méndez, Sánchez Mármol, Arcadio Zentella, Jacinto López, y tantos más hasta expulsar de Tabasco a las fuerzas invasoras, aquel 27 de Febrero de 1864. Murió de fiebre palúdica el 21 de mayo de 1865. En 1868 el Congreso del Estado, lo declaró Benemérito de Tabasco; y por su gesta gloriosa del 6 y 7 de octubre, Heroica a la Villa de Cárdenas. Han pasado 152 años de esa batalla y el galope de su caballo aún resuena por las calles de su pueblo; hombre valiente y buen estratega de la lucha armada. Siempre dispuesto a arriesgar su vida por el honor del terruño. HOY Cárdenas, Huimanguillo, Comalcalco, Cunduacán y Centro, fueron testigos de su lucha y ejemplo; casualmente estas fértiles tierras del oro negro, oro verde, del cacao, son asoladas hoy por males sociales como la inseguridad, la delincuencia, la corrupción, malos gobiernos, contaminación; estancamiento económico; entre otros, mismos que frenan el progreso y bienestar por el que tanto luchara Sánchez Magallanes. ¡Cuánto echamos de menos a personajes como él!