Magazine Young

¿Cuando el destino nos alcance?


Gaby del Valle

Lecturas: 675

Creo que ya llegó. El ataque a los turistas mexicanos, es resultado de la violencia que prevalece en el mundo, ocasionada por los países más poderosos del planeta. Hace tiempo que han señalado a los terroristas islámicos, como “perpetradores” del “ataque” a las torres gemelas, algo verdaderamente sospechosista, en un país diseñado para la guerra y los ataques a otras naciones, la auto protección y la fabricación de las armas más sofisticadas del mundo. La bomba atómica, por ejemplo, y las que le siguen en tecnología. Muy extraño achacar estos ataques a “grupos extremistas” que parecían no perseguir nada, excepto que masacraran a su propia gente y las fronteras del mundo se cerraran para ellos. ¿Es lógico? Diversas especulaciones difieren con el supuesto ataque a las torres, pero nunca sabremos del todo la verdad “histórica”, tal como ha sucedido con los grandes misterios de las naciones, y un ejemplo es el asesinato de John F. Kennedy (algunos afirman que su muerte fue resultado del fracaso en la incursión a Bahía de Cochinos en Cuba. Perdieron esa “guerra”). Se dice que el gobierno egipcio atacó al grupo de turistas que incluía a nuestra gente, porque los confundió con yihadistas. Pero… ¿Quiénes son? La publicidad que hemos recibido de nuestro vecino, es la siguiente: El yihadismo es un neologismo occidental utilizado para denominar a las ramas más violentas y radicales dentro del islam político, caracterizadas por la frecuente y brutal utilización del terrorismo, en nombre de una supuesta yihad, a la cual sus seguidores llaman una «guerra santa» en el nombre de Alá. La yihad como concepto básico del Islam es una cuestión debatida. Tiene dos tipos de acepciones: la «yihad menor» de inspiración violenta, en la que se intentan legitimar los yihadistas, y la «yihad mayor», de interpretación espiritual, que representa el esfuerzo que todo creyente debe realizar para ser mejor musulmán, mejor padre o madre, esposo o persona. El fanatismo de estos pueblos es innegable, pero la estupidez extrema, es dudosa, ya que hablamos de países empobrecidos… tan empobrecidos que sirven como mercenarios a otros. ¿Tal vez la OTAN? ¿Los países más ricos? ¿El objetivo lo adivinas? Escríbeme. gabydelvalle15@hotmail.com


Columnas anteriores

visitas