Magazine Young

Siria en pedazos y un bebé mecido por las olas


Gaby del Valle

Lecturas: 698

Por Gaby Del Valle FB: Gaby del Valle Maquiavelo decía “divide y vencerás”, y la historia moderna tiene a su propio Maquiavelo: Estados Unidos, quien, por medio de operaciones secretas a través de la CIA, utiliza todo tipo de estrategias de espionaje, acoso, crimen, desprestigio, coerción, imposición, supresión, cerco, amenazas, veto, bloqueos y una suerte de maniobras capaces de dividir, provocar guerras civiles, muerte y pobreza, hasta sumir a un país en la más grande de las miserias… como estamos viendo en Siria. ¿Qué es lo que más le interesa a este país? El dinero; el petróleo, territorios, el dominio, la venta de armas por medio de la creación de conflictos como la guerra… y para lograrlo debe encontrar almas corruptas, capaces de vender a sus naciones por 30 monedas: ahí es donde entra la CIA. Esta organización busca y los encuentra; y no tiene que buscar mucho, ya que un buen promedio de la raza humana es proclive a la descomposición de sus deberes más sagrados para con sus compatriotas. La prueba de ello es la terrible debacle que estamos viendo en el mundo, actualmente, incluido México. El peor problema de nuestro país, es la abundancia de petróleo; el peor defecto de nuestros gobernantes, es la corrupción. Aquí encontraron profusión de personajes selectos, la mayoría suscritos al PAN (un poco menos) y al PRI, el peor partido de la historia nacional que, en cuanto tomaron el poder, recibieron las treinta monedas y vendieron al país. Ni tardos ni perezosos. ¿Cómo lo hizo con Siria? La división; el derrocamiento del gobierno, gente pagada para manifestarse o grupos de choque (como las manifestaciones que hemos visto en Venezuela y los grupos de choque aquí). Pero Siria es un país con historia, que no pudo dividir, ya que, por el contrario, buscan la unificación de territorios (la actual Jordania, la Palestina ocupada, Líbano, Chipre y parte de Irak ¡todos ricos en petróleo!). Y se produjo entonces una evolución en la estrategia común de Occidente y Arabia Saudita. Al darse cuenta de que la acción militar no lograría hundir a Siria en el caos a corto plazo, Washington decidió actuar sobre la sociedad a mediano plazo. La idea es que la política del gobierno de El-Assad estaba dando lugar a la formación de una clase media –única garantía eficaz de democracia– y que es posible utilizar esa misma clase media contra el gobierno. Para lograrlo, hay que provocar un derrumbe económico a nivel nacional. Así lo hicieron y así, el mundo mece a sus muertos en las olas. Una lágrima y una oración para ellos… y para nosotros. gabydelvalle15@hotmail.com


Columnas anteriores

visitas