web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

VOCES EXPERTAS

 

 

GONZALO NEME DÍAZ

El coronavirus, sí podría ser sensible al calor

El coronavirus, sí podría ser sensible al calor, asegura el infectólogo Gonzálo Antonio Neme Díaz, quién advirtió que los diabéticos, hipertensos, personas con cáncer están obligados a guardar las medidas de confinamiento para no ser afectados por el COVID–19.

¿Doctor qué es el coronavirus ?

El coronavirus es conocido desde el siglo XX, causa padecimientos en los humanos como infecciones respiratorias, sobre todo en los niños, la segunda causa de rinofaringitis viral, después del rinovirus es el coronavirus. Es un virus común que da en los niños y en ellos se presenta como un padecimiento asintómaticos, rinorrea, febrícula, ó dejan de comer, estornudan, tosen.

¿Porqué entonces causa tanto temor ahora?

Porque aunque es un virus muy sensible afuera, cuándo entra al cuerpo humano se reproduce rápidamente y sobre todo porque aún no hay vacuna, como la hay para la influenza, o para el neumococo.

¿El calor podría disminuir la potencialidad del virus?

La OMS dice que la temperatura no influye, pero si el coronavirus se va a comportar ante el calor y las temperaturas altas como los otros virus como la influenza ó la parainfluenza que son sensibles al calor hay posibilidades que las temperaturas altas disminuyan la presentación del virus.

¿Porqué entre las víctimas de México hay menores de 50 años?

Estos pacientitos tenían otras enfermedades como diábetes, problemas renales o hipertensión, enfermedades que sí se conocen son sensible no sólo para este tipo de virus, sino para otras enfermedades.

¿Porqué los diabéticos se tienen que cuidar más que el común de la gente?

Son más propensos a tener cualquier enfermedad infecciosa porque la respuesta del sistema inmune es diferente y es más lenta en los diabéticos. A veces tenemos la cantidad de glóbulos blancos para atacar la infección, pero la calidad de los glóbulos blancos no es buena.

 

 

DENIS OCHOA VIDAL

No estamos solos, tenemos un Padre

Los seres humanos experimentamos el temor a la enfermedad del covid-19, se ha suscitado en nuestro pueblo la incertidumbre por las noticias que recibimos de los Países en donde la enfermedad está haciendo estragos. Sin duda que todo esto nos está conduciendo a reconocer nuestra condición de creaturas frágiles y limitadas; sin embargo, en muchas personas y pueblos también se están levantando los ojos para reconocer que no estamos solos, que tenemos un Dios y Padre que nos ha creado, que nos ama incondicionalmente a todos sin hacer distinción de credos, razas o condición social.

Precisamente, hoy 25 de marzo, recordamos que su amor es tan grande, que nos envió a su Hijo

muy amado haciéndose como uno de nosotros en el vientre de la Virgen María. El Hijo de Dios encarnado ha dicho: “Yo estaré con ustedes to­dos los días hasta el fin del mundo” (Mt 28,20). Por eso el Papa Francisco ha invitado en este día a toda la humanidad a orar con la oración del “Padre Nuestro”, para decirle a Él que lo re­conocemos como Dios y Padre, para suplicarle que tenga misericordia de nosotros y de toda la humanidad.

Al confiarnos en nuestro Dios y Padre y así tener mucha paz interior, queremos vivir es­ta cuarentena en casa y de sana distancia para formar una barrera unida contra la enferme­dad. Si todos colaboramos, venceremos y sa­biendo que Dios está con nosotros, podremos recuperar más los valores de nuestra familia, nos fortaleceremos como pueblo y si recono­cemos que todos tenemos un mismo Padre, se­remos capaces de borrar nuestras divisiones y considerarnos como hermanos.

En San Marcos 5,35-36, cuando a Jairo le dicen que su hija ya ha muerto, Jesús le dice:«­No tengas miedo. Sólo ten fe». Si confiamos en Jesús y hacemos lo que nos toca hacer, vendrá a todos nosotros la paz interior que necesitamos.

 

 

PSIC. MONSERRAT CAMACHO LANDA

Proteja su salud mental

Si no se tienen los cuidados necesarios, los síntomas de quienes padecen depresión, ansiedad o trastorno obsesivo compulsivo podrían aumentar durante la cuarentena ante el alto consumo de noticias, mu­chas de ellas exageradas y que circulan en las redes sociales sin fuentes que las confirmen, lo que finalmente podría provo­carle malestares emocionales.

Ante esta situación lo invito a proteger nuestra salud men­tal en tiempos de cuarentena si­guiendo estos tips:

Limite el flujo de noticias y tenga cuidado con lo que lee. Pa­sar largos períodos alejado de sitios de noticias y de las redes sociales puede ayudarle a con­trola su ansiedad.

Limite la cantidad de tiempo que pasa leyendo o mirando co­sas que no le hacen sentir mejor. Quizás elija un momento es­pecífico para leer noticias. Hay mucha desinformación circu­lando, por eso debe mantenerse informado a través de fuentes confiables de información, co­mo sitios web del gobierno e ins­tituciones públicas de salud.

Haga una pausa en las redes sociales. Intente ver las series y películas que tiene pendientes o leer ese libro que lleva una eter­nidad en su buró.

Silencie o deje de seguir cier­tas cuentas en sus redes socia­les si los encuentra demasiado abrumadores.

Lávese las manos, pero no en exceso. El miedo a la conta­minación es generalmente un aspecto del trastorno obsesi­vo-compulsivo y puede ser un desencadenante para la exacer­bación de síntomas de quienes lo padecen.

Manténgase conectado con la gente que es importante para usted, con familiares y amigos con los que tiene mucho tiem­po no se comunica. Un número cada vez mayor de gente se su­mará a los que ya están en au­toaislamiento, ahora podría ser un buen momento para que se asegure de que tiene los núme­ros de teléfono y las direcciones de correo de sus seres queridos.

Si se aísla, trate de lograr un equilibrio entre tener una ruti­na y asegurarse de que cada día sea un poco diferente.

Siga en contacto con la na­turaleza y la luz solar, trate de hacer ejercicio, comer sano y mantenerse hidratado.

 

 

PSIC. RODULFO REYES CORTÁZAR

La contingencia nos orilla a confrontarnos

¿Sabías que la contingencia actual nos orilla a confrontarnos? Recuer­da cómo en los últimos días aumentó tu apetito por la ansiedad, perdiste tu sueño preocupado por la debacle eco­nómica o cómo la irritabilidad te ori­lló a gritarle a la persona que camina a tu lado, al hijo que no tiene la culpa o al compañero que siempre te escu­cha, ¡eso es lo que hacen las crisis!.

La diferencia entre las contingen­cias ambientales y la que nos generó COVID-19 nos aisló, cambió nuestra rutina, nos quitó las reuniones socia­les, nos arrebató nuestra zona de con­fort y nos dejó en aparente soledad. Te invito a dominar tus miedos y en­focarte en lo que sí puedes controlar, es cierto, la pandemia es real pero el pánico no tiene que serlo.

¿Qué puedes hacer? Si tu sueño no mejora, hay audios de relajación; si tu ansiedad no disminuye, hay manua­les para afrontarla y si la ira no se apa­cigua, hay técnicas para encontrar la tranquilidad y, si el silencio en tu mente genera más ruido que el mun­do allá afuera, aprende a escucharlo ya que es tu voz que busca calmarte.

Te puede interesar

100% Deportes

Advertisement