Conecta con nosotros
16 vistas -

Opinión

Viruela símica como emergencia global

Publicada

en

La aparición de un brote de viruela símica o viruela del mono fuera de África ha causado alarma. Después de dos años con la pandemia del COVID-19, escuchar sobre otra enfermedad de alcance mundial provoca temor e incertidumbre. De enero a julio de 2022, se han reportado más de 18,000 casos en 75 países. Más del 75% se registran en Europa, 20% en América, 3% en África y menos del 1% en el Pacífico Occidental y en el Mediterráneo Oriental. Por esta razón, la OMS ha declarado que este brote de viruela símica constituye una situación “extraordinaria” de emergencia global, ya que puede extenderse a más países y requerir una respuesta internacional coordinada. La resolución impulsaría una mayor inversión en el tratamiento de la enfermedad, que era poco frecuente. Esta enfermedad es provocada por un virus transmitido de animales a humanos que produce síntomas parecidos a los de la viruela común. Este Orthopoxvirus tiene un ADN de doble cadena con envoltura, es de la familia Poxviridae y subfamilia Chordopoxvirinae. Con la erradicación de la viruela en 1980 y el cese de la vacunación en su contra, la viruela símica se ha convertido en un problema de salud publica global.

La viruela símica se ha presentado endémicamente en África central y occidental, en zonas rurales cerca de la selva y de bosques tropicales, aunque empieza a observarse en zonas urbanas. Entre los hospederos están roedores y primates. En seres humanos se detectó por primera vez en 1970 en la República Democrática del Congo, un niño de 9 años en una región donde la viruela se había erradicado en 1968. El primer brote de viruela símica fuera de África se produjo en Estados Unidos en 2003 y se relacionó con perros de las praderas infectados por ratas de Gambia y lirones importados desde Ghana. Entre 2018 y 2022 se confirmaron los primeros casos recientes entre viajeros de Nigeria a Israel, Reino Unido, Singapur y a Estados Unidos. En mayo se identificaron múltiples contagios en regiones nunca registrados históricamente. El primer caso en México se reportó el 28 de mayo, un hombre de 50 años residente de Nueva York que se infectaría en Holanda. Hasta ahora, se reportan 64 casos en 12 entidades: 35 en CDMEX, 12 en Jalisco y 5 en el Estado de México; con 2 casos, Puebla, Nuevo León y Veracruz; y con uno, Baja California, Colima, Oaxaca, Quintana Roo, Sinaloa y Tabasco.

La viruela símica es curable y la mayoría de los contagiados se recuperan sin necesidad de un tratamiento específico. No existen antivirales aprobados, pero los utilizados para la viruela común ayudarían. Existen algunas vacunas para su prevención, aunque el suministro actual disponible es muy escaso, debido a que se trataba de una enfermedad limitada. La mejor protección sigue siendo las medidas preventivas: evitar el contacto piel a piel, evitar tocar objetos personales de los enfermos y lavarse las manos con frecuencia. Es importante tener cuidado especial con los grupos vulnerables, ya que al igual que con el COVID-19 y otras enfermedades virales, los menores y mayores de edad, así como las personas con enfermedades crónicas y con sistemas inmunológicos debilitados, son más propensos a sufrir síntomas graves.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia