web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
Las avenidas Paseo Tabasco y 27 de Febrero, frente a la Catedral, ayer por la tarde se observaron sin tráfico vehicular.

Villahermosa se queda en ‘pausa’

La afluencia vehicular es mínima, junto con la presencia de las personas; ha caído la venta y la prestación de servicios.

La afluencia vehicular en las ca­lles y el caminar de las personas en el Centro Histórico ha dismi­nuido en un 70 por ciento.

Ya no es la misma Villaher­mosa de antes, no hay ventas, no hay demanda de servicios, y poco a poco la ciudad se queda en pausa.

Por la calle Juárez del Cen­tro Histórico ningún comercio ha cerrado, con la excepción de los 10 giros negros (bares y cantinas), pero no hay gen­te que compre ropa, zapatos o comida rápida, solamente ali­mentos no perecederos.

Los mismos comerciantes se observan unos a otros y no necesitan decir palabras, con gestos se informan que no han vendido nada en el día.

“Solamente hemos recibi­do a dos o tres clientes y ya es la una de la tarde. Antes por lo menos llegaban diez. Mire, pu­simos en promoción los pan­talones, a 100 pesos cada uno, pero no hay nadie que lo com­pre. Ya no es redituable tener negocio en estos tiempos de coronavirus”, comentó don Agustín Ponce, un vendedor de ropa.

Para Salvador Samperio, subdirector del Centro His­tórico de Villahermosa, la afluencia de las personas en la zona disminuyó de un 60 a 70 por ciento de la totalidad de los 20 mil que solían llegar en un día antes de la declaración de la pandemia por Covid-19.

 

Plaza de Armas es sólo una gran plancha de concreto sin visitantes.

 

Otros negocios como aba­rroterías, electrónica, es­tablecidos en la avenida Constitución, cerca del mer­cado José María Pino Suárez, cerraron sus puertas de ma­nera temporal. El próximo lu­nes abrirán con la esperanza de que por lo menos uno o cinco clientes lleguen.

“Apenas ayer lo cerraron, van a regresar el lunes. Como no hay ventas, pues no tienen caso que sigan operando los negocios”, expresó Sebastián Rodríguez, encargado de una tienda abarrotera

El Centro Histórico no es el único lugar que pare­ce quedarse en ‘pausa’, en las carreteras federales, en las principales avenidas de la ciudad de Villahermosa, las calles empiezan a estar vacías y por las noches, casi “fantas­mas”.

La directora de la Policía Estatal de Caminos (PEC), Ju­lissa Riveroll Ochoa, ha dicho que la afluencia vehicular se re­dujo en un 50 por ciento.

En las calles los elementos de la PEC y Seguridad públi­ca continúan con sus tareas de resguardo vial y vigilancia, al­guien tiene que mantener la estabilidad social.