Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
PETRONA «TONY» GARCÍA.

Vencedores del COVID-19: ‘Mi esposo y yo nos despedimos con angustia de no volvernos a ver’

Vencedores del COVID-19 en Tabasco: ‘Mi esposo y yo nos despedimos con angustia de no volvernos a ver’.

Cuando Petrona «Tony» García, conoció de la alerta sanitaria por el ataque del coronavirus, sabía que al salir a la calle para ir por alimentos se exponía al Covid-19 pero pensó que los riesgos no serían tantos si tomaba precauciones. Usó masca­rillas y siempre llevaba alcohol con­sigo para desinfectar sus manos.

Pero «Tony», una comunica­dora social, comenzó a mostrar síntomas del virus después que su esposo Frank fue internado en el Hospital ‘Juan Graham’ con sos­pecha de haber adquirido el virus SARS-CoV-2.

«Tony» se recuperó y siente que su experiencia le puede ser útil a otros. Grupo Cantón se acercó a ella y le hizo cinco preguntas sobre su odisea en una entrevista telefónica, pues sigue en cuarentena en su do­micilio particular acompañada de su esposo.

 

—¿Cómo te contagiaste?

Yo salía a la calle protegidísima, nunca me imaginé que el virus in­gresara a nuestra casa. No tuve con­tacto con nadie que tosiese o pade­ciese una gripe. Mi esposo regresó de la plataforma petrolera y cuándo llegó a casa me dijo que se sentía con un poco de malestar. Le insis­tí que fuéramos al médico y allí el doctor nos dijo que tenía síntomas de dengue, le dio medicamento y regresamos a casa. Después de unos días Frank siguió mal, no podía res­pirar y le costaba mucho trabajo ca­minar. En medio de la noche lo llevé al hospital ‘Juan Graham’ donde fue internado. Al día siguiente yo em­pecé a sentir escalofríos y fiebre. El 2 de mayo empecé a sentirme peor y a toser, el 30 de abril Frank había salido del hospital y cuando llegó a casa me dijo: “«Tony» tú estás mal”. Llamé a un querido amigo que me auxilió, buscó una ambulancia que llegó casi de inmediato, minutos después Frank y yo nos despedimos con la angustia de no saber si nue­vamente nos reencontraríamos, me sacaron en la camilla-burbuja y me trasladaron al [hospital] ‘Juan Graham’. Fue el comienzo de mi ba­talla con el Covid-19.

 

—¿Qué se siente ser un paciente?

Camino al hospital, una para­médico me preguntó: —¿Crees en Dios?, y le respondí: “con todo mi corazón”. Esa señora oró por mí durante el camino y eso me llenó de paz, tranquilidad y confianza. En el hospital seguía tosiendo y con escalofríos. Las enfermeras me daban aliento y me decían “te vas a poner bien Petrona, estás muy tranquila y eso hace que los medicamentos respondan mejor”. También me dio diarrea y dolor de cabeza in­tenso y tenía dificultades para respirar. En el sexto día empecé a mejorar. Los escalofríos iban y venían. Pero seguía tosiendo. Después de unos días me dieron de alta. Esos fueron los síntomas que tuve.

 

—¿Qué hiciste para sobrelle­var todo esto?

En el hospital estaba sola porque nadie te puede visitar, ni siquiera tu familia. Estaba muy aislado. Es una sensación muy fea. Mi esposo con el apo­yo de una enfermera -que son como ángeles- me envió un video para darme aliento. Él quería asegurarse de que había comido, había bebido suficiente agua… Me decía que no sintie­ra miedo. Rezaba mucho y con mis dedos hacía el novenario [un ejercicio de devoción que se practica durante nueve días para pedir por una determina­da intención] para alejarme un poco de la realidad de que esta­ba en un hospital.

 

Petrona en imágenes de un video el día que tocó la campana de la vida al salir del ‘Juan Graham’.

 

—¿Cómo festejaste cuándo salis­te del hospital?

Cuando salí del hospital me tras­ladaron en una silla de ruedas y to­qué ‘la campana de la vida’, esa que se toca cuando el Creador tiene tra­zado un nuevo plan de vida pata ti.

No tengo palabras para agra­decer y constatar la gracia de Dios, levantarme y poder ver la luz de cada día y saber que tras la frialdad y soledad que se experimenta en la cama de un hospital, se gestó la más grande muestra de cariño, entrega y lealtad que las amigas, amigos y familia pueden demostrar en los momentos más difíciles.

 

—¿Qué le quieres decir a la gente sobre tu experiencia?

Quiero que sepan que apenas sienten los síntomas, deben aislarse inmediatamente. No pueden correr el riesgo de contagiar a los ancianos u otras personas vulnerables de su familia. Es importante que la gente sepa que no debe tener miedo de ir al hospital y que esa es la única for­ma de proteger a sus seres queridos.

Pido que oremos, por todos los enfermos y en especial por los en­fermitos del ‘Juan Graham’, en el que debemos confiar y al que agra­decemos que su excelente cuerpo médico dio todo para la salvación de nuestras vidas.

 

¿Lograste derrotar al Coronavirus? Tu experiencia le puede ser útil a otros, envíanos un mensaje de WhatsApp al 9931683472 y Grupo Cantón se pondrá en contacto con usted.