web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Valemos por lo que somos

La dignidad y la vida de una persona humana tienen un va­lor incalculable independiente­mente de su edad, su condición moral, social, religiosa, pues el ser humano vale por lo que es y no por lo que tiene.

Desgraciadamente en nuestro tiempo, hemos llegado a tener un pensamiento pragmático, utilitarista y funcional acer­ca de los seres humanos, de tal manera que medimos el valor de una persona no por su ser, sino por su tener.

En este sentido, se conside­ra más valiosa la vida de una persona que posee abundan­tes bienes económicos, títulos académicos, posición y presti­gio social, fama y juventud, por eso, ordinariamente, una per­sona que pasa de los 40 años de edad difícilmente encuen­tra trabajo y lo que resulta más grave y escandaloso cuando se mata a un niño en el seno ma­terno porque es un estorbo o se desecha a una persona de la tercera edad porque ya no es productiva.

En este sentido, los Obispos Mexicanos, en el contexto de esta pandemia, han emitido un documento llamado: “DECIR SÍ A LA VIDA DE TODOS”, con el fin de provocar la re­flexión en una sociedad plural como la nuestra, que necesita a toda costa reconocer la igual dignidad de todas las personas y evitar acciones discriminato­rias e inhumanas”.

En la práctica, de diversas maneras esta manera de pen­sar utilitarista y pragmática influye fuertemente en las de­cisiones y actitudes de la socie­dad y de las familias, incluso muchas leyes nuestras mo­vidas por este pensamiento. Fruto de esto es la lucha por la legalización del aborto, pero también las actitudes en mu­chas familias de hacer a un la­do y no tomar en cuenta a sus viejos y los intentos de practi­car la eutanasia.

Ahora en esta cuarentena, valoremos la vida de todos los miembros de nuestra familia y vecinos, cuidémonos y animé­monos entre todos, defenda­mos la vida de todos, desde los niños hasta nuestros viejos.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Ojalá que nadie tenga re­mordimientos de conciencia al sentirse culpable de haber llevado los contagios a su casa. Tenemos que “decir sía la vida de todos”.

 

Te puede interesar