Connect with us

Hola, que estas buscando?

Columnistas

Vacunas y libre mercado

Para ellos todo puede ser monetizado, de hecho, para ellos todo debería pagarse para que, en su materialista concepción de la vida, la gente no se acostumbre solo a “estirar la mano” y que el gobierno les regale las cosas.

Nos referimos a quienes hace unos días acusaban al Gobierno Federal de impedir la libre adquisición de la vacuna contra el Covid 19 a quien quisiera y pudiera pagar por ella.

Por supuesto, en su obtusa mente no cabe pensar en que, en el hipotético caso de que se diera ese “libre comercio” de vacunas, en primer término, habría un desabasto que impediría al gobierno adquirir los millones de dosis necesarios para inmunizar a la población en general de manera gratuita, relegándola a recibirla cuando los sectores de mayor poder adquisitivo del país hayan agotado la producción, esperando además la fabricación de nuevos lotes para que el gobierno adquiriese las propias.

Por eso el gobierno de AMLO se adelantó firmando compromisos y hasta contratos anticipados de compra cuando esas registrasen los primeros productos terminados asegurando, con su capacidad presupuestal, acaparar, si, acaparar la vacuna aunque no para un selecto grupo de elite sino para todos, ricos y pobres, poderosos o no, con la única lógica y condicionante de establecer grupos de prioridad como el personal médico que atiende en primera línea pacientes infectados con Coronavirus, adultos mayores, grupos con comorbilidades hasta alcanzar al resto de la población.

No es asunto pues, de un libre mercado, de que sólo quien pueda pagarla se salve del contagio, no se trata de finos relojes, ropa de marca, automóviles, televisores ni servicios o productos que por supuesto deben estar sujetos a las fuerzas del mercado, sino de algo que salvaguarda la salud de millones de mexicanos por lo cual, el Estado mexicano, en ese caso en la figura del Gobierno Federal, está obligado a garantizar pues existen cosas o temas que bajo ninguna circunstancia deben dejarse al mercado, una de ellas la salud pública.

Los legisladores, políticos y otros falsos líderes de opinión que expresaron su desacuerdo con la no venta de vacuna al sector privado, únicamente desenmascaran su ruindad.

Te puede interesar

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Advertisement