Conecta con nosotros
220 vistas -

Tabasco

Usan choferes el velódromo como pista de carrera

Combieros y taxistas conducen hasta a 90 km por hora por el velódromo de la ciudad deportiva, sin medir riesgo para pasajeros y automovilistas.

Publicada

en

56 Visitas

Sin importar el peligro que repre­senta, choferes del transporte pú­blico en Villahermosa toman como pista de carreras el velódromo de la Ciudad Deportiva, metiéndose en­tre automóviles, circulando a más de 80 kilómetros por hora y peleán­dose a toda velocidad el pasaje con otras unidades.

La carrera inicia desde la ave­nida Mario Brown en dirección a esta área deportiva de la capital ta­basqueña, donde sin freno alguno el acelerador es pisado a fondo, los conductores allí se pasan los altos, no respetan los pasos peatonales y se cruzan en el camino de automo­vilistas que circulan debidámente.

El equipo de Tabasco Hoy rea­lizó el seguimiento a una unidad de combi con número económico 5533 de la ruta Carrizal- Tamulté, en este recorrido se observó que la unidad circulaba a más de 90 kiló­metros por hora, pese a que la zona estaba conflictuada vialmente.

Minutos después inició la perse­cución, pues el conductor pisó sin piedad el acelerador, adelantó a 5 vehículos y se detuvo por menos de 30 segundos en la parada que se en­cuentra a unos metros de un centro comercial de la deportiva.

Acto seguido de manera deses­perada continuó su camino por la avenida Heroico Colegio Militar.

La misma situación se vive en el malecón Carlos A. Madrazo Becerra de Villahermosa, allí taxistas y con­ductores han tomado como grilla de salida esta cinta de rodamiento, pues la falta de semáforos hace de esta zona un circuito de velocidad.

‘BURLAN’ A MOVILIDAD

Así es como a plena luz del día ma­nejan estos servidores públicos, exponiendo tanto a los usuarios como a los demás automovilistas que en algunos de los casos son los más perjudicados al ser impacta­dos por estas unidades, y donde la Policía Estatal de Caminos a car­go de la arquitecta Julissa Riverol Ochoa no ha podido parar a estas bombas al volante.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia