Connect with us

Hola, que estas buscando?

Cárdenas

Usa el patio de casa como un pequeño salón de clases

El vivaracho jovencito ya aprendió a leer y escribir, pese a su corta edad, lo demuestra en sus tareas.

SÁNCHEZ MAGALLANES.– Su corta edad no le impidió a César de Jesús, de seis años, aprender a leer y escribir en su domicilio, pues cuenta con la dedicación y apoyo de su padre, quien ha convertido una parte del patio de su casa en un pequeño salón de clases, donde cuenta con pizarrón, crayones, libros y el material didáctico necesario. “Lo que quiero para mi hijo es que aprenda, para que cuando regresen a las aulas no se vaya a quedar rezagado”, expresó Felipe Candelero Díaz, quien explicó que, desde agosto, cuando su pequeño fue inscrito en la escuela primaria “Francisco J. Santamaría”, diariamente se dedica a él de 9 a 13:00 horas.

Dijo que luego de recibir los libros de español, matemáticas y conocimiento del medio, para estudiar en casa, su maestra, Amairani, le envía diariamente por Whatssapp, y en formato PDF, las hojas de actividades y tareas a realizar, mismas que las tiene que imprimir en un ciber.

DEDICACIÓN Y ESMERO

Aunque al también propietario de dos pochimòviles se le observa serio al explicar y mostrar las letras y números al pequeño César, al cuestionarlo y revisar sus tareas lo hace con mucha calma, y si es necesario repite lo impartido, con el auxilio del pizarrón y de los materiales de estudio colocados en una mesa. Como muestra del conocimiento adquirido en los últimos tres meses, César de Jesús pronuncia en voz alta las palabras escritas en una hoja impresa, sacadas del libro de lectura que fue proporcionado en forma opcional por su maestra, lo que llena de orgullo a su padre al saber que su dedicación ha dado buenos resultados.

Desde su pequeña silla artesanal de madera, el infante mira y escucha lo que su actual maestro explica y escribe en el pizarrón colocado en una pared, y luego resuelve y copia lo captado en su libreta y hojas de respuestas que ya mantiene sobre su improvisado escritorio. A este jovencito, no le importa si hay televisión o internet en su hogar, ya que por la tarde vuelve a su aula para dar un repaso a lo aprendido, bajo el cuidado de su mejor maestro: su padre.

Te puede interesar

Advertisement