Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
Le temen comercios al Grijalva.

Urgente costalería en malecón

Los muros están muy débiles y debido a la presión del agua pueden colapsar; hay siete puntos vulnerables.

CENTRO, TABASCO.- Con el incremento en el ni­vel del río Grijalva, aumenta también la presión sobre los muros del malecón que están muy débiles, por lo que se re­quiere un reforzamiento con costaleras de lado de la calle para reforzarlos, consideró el experto en hidráulica, in­geniero Antonio Dávila Ca­piterucho.

El ex Gerente de Protec­ción a la Infraestructura y Atención a Emergencias de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), consideró que la colocación de las costaleras permitiría, que, si la presión del río empuja los muros del malecón, haya un contrapeso que sostenga la barda.

 

TEMEN DESPLOME

Asimismo, calificó como gra­ve el que existan siete puntos de fuga o filtraciones en el malecón, pues en cualquier momento podría ocurrir un desplome del muro y permi­tir el paso directo del caudal.

De suceder esto, estaría afectando seriamente al Cen­tro, que es la zona comercial más importante de la ciudad y que alberga oficinas públi­cas como la de los tres pode­res del Estado.

“Los muros de contención del malecón están muy débi­les y tienen filtraciones, por lo que anteriormente lo que se hacía era ponerle costalera por dentro para reforzarlos, en la parte de abajo del male­cón, hay celdas de arena que no se ven, por lo que cuando el nivel del Grijalva alcanza cierta altura, genera mucha presión y empieza a botar el agua por la calle”, indicó.

 

DRENAJES SATURADOS

Asimismo, señaló que el agua que brota de la alcantarilla en el malecón, puede deber­se a que, debido a las lluvias los drenajes se encuentran saturados y por la presión el agua empieza a filtrar por ese conducto, por lo que se deben poner a operar los cárcamos para desalojar esa agua.

Cabe señalar que algu­nos comerciantes del Cen­tro Histórico, han instalado costaleras para proteger sus comercios ante cualquier eventualidad.

 

Han colocado los costales en la entrada del almacén de ropa.

Se atrincheran con costales en los negocios

“No queremos que el agua nos agarre despreveni­dos, el nivel del río Gri­jalva está muy alto y los directivos de la empre­sa están muy preocupados, y mandaron a poner la costa­lera para que, en caso de un desbordamiento, las pérdidas sean menores”, dijo Ausencio Morales gerente de la tienda de ropa ‘Eleczion’.

En la tienda, ubicada sobre la calle Benito Juárez de la Zo­na Luz, desde hace dos días se montó una costalera de tres hiladas de alto y a lo largo de todo el frente, dejando única­mente una pequeña abertura para el ingreso de los clientes.

Cabe señalar que al inte­rior de la tienda y en la bo­dega, la mayor parte de la mercancía se mantiene em­paquetada en bolsas y esti­bada sobre varias tarimas de madera.

 

En este negocio se han preparado pues no quieren ser sorprendidos.

‘Escuchamos que habían filtraciones’

“Desde ayer por la noche se mandó a colocar la costalera, porque escu­chamos que el nivel del río Grijalva ya estaba por arriba de su máxima capaci­dad y que había filtraciones en el malecón”, dijo Montse­rrat Izquierdo, trabajadora de la tienda B Hermanos

La empleada señaló que ninguna autoridad había lle­gado a informales sobre como está realmente la situación, “ya dejó de llover, pero el río sigue creciendo, por eso me­jor se pusieron los costales” explicó en entrevista.

En la instalación han colo­cado costaleras, es la sucursal de la zapatería ‘B Hermanos’, ubicada en la avenida 27 de Febrero, frente a la plaza Bi­centenario, allí las hileras de costales rodean la tienda y protegen los aparadores de cristal.

 

Solamente un espacio para que entren los clientes dejaron en esta tienda.

‘Ojalá no sea inundación como en 2007’

“No sabemos qué puede pasar, ojalá y no sea co­mo en 2007, que todo el Centro se fue al agua, las pérdidas fueron muchas para los comercios y hasta el empleo se ve en riesgo, porque las tiendas cierran y en lo que se recuperan, se puede uno quedar sin trabajo, aquí pusi­mos costales por cualquier co­sa”, dijo Sandra Zavala, cajera de la tienda Waldo’s”.

Y es que el río es el Grijalva, que atraviesa por la ciudad de Villahermosa, se encuentra a 93 centímetros por arriba de su nivel máximo establecido en los 5.42 metros, lo que ha generado temor entre los co­merciantes y residentes del primer cuadro de la ciudad, de que se repitan las inunda­ciones catastróficas del 2007.

Ante esta situación, la cos­talería ha vuelto a aparecer en toda la zona centro.