web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Urge castigar mentiras de Borolas

A días que entremos a la fase 3 de la pandemia, que llevará a una saturación hospitalaria, ya se empieza a resentir la otra epidemia, de las enormes mentiras e invenciones que, de manera peligrosa, Borolas y los chayoteros han empezado a difundir en redes sociales. Sólo el día de ayer, Eugenio Derbez difundió una invención perversa sobre hospitales de Tijuana, y otro columnista, Sergio Aguayo, señaló que dejarían morir a los adultos mayores. Todo esto es falso, y si bien nadie niega que exista cierta escasez de equipo médico, esta difusión de mentiras es pavorosa, peligrosa e irresponsable. Es por esta razón que otras naciones, como Rusia, han decretado penas muy severas a la propagación de rumores malintencionados con el único fin de generar psicosis. Igualmente, en algunos estados como Tabasco, ya también han decretado castigos severos a la difusión de mentiras sobre la pandemia.

Resulta obvio y claro que los actuales difusores de fake news e impulsores de psicosis colectiva son Borolas, su grupito de redes impulsado por Tumbaburros, Chumel Torres, Vampipe y Callo de Hacha, empresarios resentidos como Claudio X. González y chayoteros como Loretito o Denise Dresser. Lo que menos buscan es hacer periodismo, sino generar psicosis nacional. Para ello, reclutan a influencers, estrellas de futbol, celebridades, y los convencen de difundir noticias falsas creadas para que se viralicen. Esta estrategia, en la fase 3, puede ser sumamente destructiva y como sucede con los preparativos para la pandemia, al gobierno más le vale prevenir ahorita que lamentar después. Así, urge un decreto de emergencia que castigue severamente a los conspiradores y cortar, de tajo, la difusión de mentiras de parte de Borolas y compañía.

Ya superada la fase 3, que regresen a desinformar como siempre sucede. Pero ya no pondrán en peligro vidas, como sucede en la actualidad. La mayoría de mexicanos le agradecerán al presidente que silencie a estos rumorólogos, que solo buscan lucrar con la desgracia nacional.

Te puede interesar

Advertisement