Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
(Foto: Archivo)

Un presidente muy valiente

El pueblo mexicano depositó su confianza en el político tabasqueño: “les declaró la guerra a los expresidentes y les va a ganar”, apuntan.

–Ya ven ustedes al tabasqueño, que parecía que sólo blofea­ba con eso de sus promesas de campaña –se decía invariable­mente en la calle, en las ofici­nas, en los restaurantes y en muchos otros lugares donde se reunía la gente–, pues ha cum­plido muchas de éstas; si sigue así llegará a ser un gran presi­dente de México; sus antece­sores en la Presidencia, no han sido más que ladrones.

–Ya tenemos un presidente muy valiente que les declaró el pleito a los expresidentes, y les va a ganar, y hasta seguramente lo han amenazado para taparle la boca. Ya verán ustedes cómo con López Obrador cambiará nuestra suerte y el señor pasa­rá a la historia como el mejor presidente de México –tercia­ban otros, al recordar parte de las muchas promesas que ya como jefe del Ejecutivo federal se había propuesto cumplir, y de las cuales ya hemos recor­dado algunas.

Por considerarlo de interés para esta narración, recordaremos otras, con sus propias palabras:

 

PRODUCIREMOS LO QUE CONSUMIMOS

“No se violarán los Derechos Humanos y se castigará con ri­gor a quienes los violen; no ha­brá tortura en nuestro país, esas infamias no se cometerán en México/ Se acabarán los frau­des electorales/ No se gastará más de lo que ingrese al erario y no se aumentará, en términos reales, la deuda pública.

“Se apoyará a los empresa­rios; se promoverá la inversión nacional y extranjera, y se bus­cará la convergencia del sector público, del sector privado y del sector social/ Se fortalecerá la economía nacional y el mer­cado interno/ Produciremos en México lo que consumimos/ Se fijarán precios de garantía para los productos del campo/ Sembraremos un millón de hectáreas de árboles frutales y maderables para crear 400 mil empleos…/ Se van a recon­figurar, a modernizar las seis refinerías existentes y se van a construir dos grandes refine­rías para dejar de comprar las gasolinas y el diésel en el ex­tranjero.

 

INTERNET EN TODO EL PAÍS

“No aumentarán los impues­tos en términos reales en todo el sexenio/ No aumentará de manera específica: el IVA, ni se aprobará el proyecto de co­brarlo en medicinas o alimen­tos como se ha pretendido. Tampoco se incrementará el Impuesto Sobre la Renta, no van a pagar más impuestos comerciantes y empresarios, no habrá gasolinazos o aumen­tos en los precios del gas o la energía eléctrica.

“Se construirá el tren turísti­co de la zona maya Cancún-Tu­lum-Calakmul-Palenque/ Ha­brá acceso a internet en todo el territorio nacional y será gratuito en carreteras, centros de salud, escuelas y plazas pú­blicas/ Se llevará a cabo un am­plio programa de construcción, ampliación y mejoramiento de vivienda tanto el campo como y en la ciudad/ Se construirán, con concreto hidráulico y con uso intensivo de mano de obra, 300 caminos para comunicar a cabeceras municipales que ahora sólo tienen caminos de terracería.

 

CREÍAN EN ÉL

“Se construirán dos pistas en el aeropuerto militar de Santa Lucía para resolver, sin derro­che ni corrupción, el proble­ma de la saturación del actual aeropuerto de la Ciudad de México/ Se creará una zona franca o libre a lo largo de los 3 mil 180 kilómetros de frontera con Estado Unidos/ Habrá un programa integral, económi­co, social, comercial, cultural y de vías de comunicación para el desarrollo del Istmo de Te­huantepec”.

Millones de mexicanos que votaron por él en las elecciones presidenciales de julio de 2018, creían a puño cerrado en él y sus promesas. Y lo vociferaban con sinceridad. Quienes ni si­quiera habían sufragado a ve­ces estaban de acuerdo con los primeros y a veces apoyaban a los críticos.

–Solitos estamos mejor – decían otros–, el buey solito se acicala mejor –remataban.

(Continuará).