web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Voces

Un plantón sin plantonistas

Se dicen atacados en su libertad de expresión, pero sus desplegados en medios de comunicación impresos contra el presidente Andrés Manuel López Obrador, se publican íntegros; olvidan que en épocas no muy lejanas, cuando algún medio se atrevía a publicarlos, las consecuencias eran una multa, retiro temporal de la publicidad oficial y un “regaño”, eso, en el mejor de los casos, en el peor, una implacable auditoría que culminaba en el embargo y quiebra de la empresa periodística o bien, de creerse muchas versiones, la desaparición física del propietario del medio o el periodista que atacaba al poder.

El Frente Nacional Anti-Amlo recuerda perfectamente esos tiempos, simpatizantes de ese grupúsculo como Joaquín López Dóriga, Ricardo Alemán, Ciro Gómez Leyva y José Cárdenas entre otros “veteranos”, conocieron de la corrupción, mal gobierno y abusos en los últimos 30 años y callaban sumisos, primero por temor de su propia seguridad o integridad física y en los últimos sexenio porque existía una jugosa subvención gubernamental. Retomando, resulta ridículo que FRENA y muchos detractores de AMLO denuncien ataque a las libertades cuando este último es y ha sido el presidente más atacado en el ejercicio de su cargo, le faltan al respeto continuamente como se aprecia en sus conferencias de prensa matutinas cuando reporteras y reporteros “de medio pelo” lo cuestionan altaneros, lo interrumpen, muchas veces con preguntas francamente insulsas por no decir estúpidas.

El presidente está haciendo bien las cosas, nadie dice que excelentes, pero tanto FRENA como otros grupos o ciudadanos en los individual, NO lo ven, NO lo quieren ver porque aunque a ellos NO les afecta en nada su gobierno, siempre tienen un familiar o amigo cercano, afectado en sus privilegios a costa del erario sea como empresario o funcionario.

De hecho, muchos integrantes de las clases medias alta y alta que “juraban” irse del país si ganaba el tabasqueño, aquí siguen, buena parte de ellos están vendiendo al Gobierno Federal distintos insumos o servicios, incluso otra parte, reciben apoyo de los programas sociales sea en su persona, sus padres o abuelos. Cinismo puro.

Te puede interesar