Conecta con nosotros
10 vistas -

Opinión

Un honor estar con Obrador

Publicada

en

La política energética del Presidente Andrés Manuel López Obrador, encuentra resistencia en las empresas transnacionales y algunos países del orbe. Quisieran que México continúe exportando petróleo crudo barato y compre gasolina y diésel caros y que las compañías eléctricas monopolicen el mercado nacional con un pésimo servicio a precios estratosféricos, dañando seriamente la maltrecha economía popular. Pero AMLO está en la posición correcta: Defender lo firmado en el Tratado Comercial con Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que anuncia las soberanías nacionales en estos temas. No estamos violando ninguna línea.

Y estuvo genial la respuesta del primer Presidente de la República choco recodando la conocida canción de Chico-Che “Uy, qué miedo”, ante las amenazas de los vecinos del Norte de tomar medidas económicas contra México. Seguro está AMLO de que tiene la razón jurídica y política y que todo un pueblo lo apoya con más del 70% de aceptación. Claro, hay traidores siempre. Nuestra nación está recuperando su independencia energética a través de un PEMEX y una CFE fortalecidas después de los múltiples intentos de Felipe Calderón (PAN) y de Enrique Peña Nieto (PRI) por vender, regalar a los extranjeros nuestro petróleo y la energía eléctrica. Falta mucho trecho, pero se acelera el paso con la política de la Cuarta Transformación (4T).

Destaca la congruencia histórica del Presidente López Obrador con lo que piensa, dice, y escribe y lo que hace. Es una defensa nacionalista a ultranza, sin medias tintas, no importa que tan poderosos son los países y empresas que se unen contra México.

Por eso siempre lo he apoyado. Por ejemplo, en 2006 siendo yo Senador del PRI, denuncié que Vicente Fox, panista en aquel entonces ocupante de Palacio Nacional pretendía y no lo logró, el desafuero de AMLO como Jefe de Gobierno de la CDMX de manera injusta e ilegal, para tratar de sacarlo de la competencia electoral por la Presidencia. También me solidaricé con López Obrador (PRD), ya para los comicios presidenciales, solicitando el voto útil de los priistas y de todos los mexicanos por una razón de tabasqueñismo. Roberto Madrazo (PRI) no tenía posibilidad de ganar y quedó en tercer lugar. Ya se sabe el final de la historia: Ningún choco fue el ganador, sino el michoacano Calderón, robando el legítimo triunfo de AMLO. Esa es la congruencia de Andrés Manuel que impulsa a estar con él. Juntos comenzamos la carrera política en la campaña de 1976 para senadores por Tabasco. Él con el poeta Carlos Pellicer y yo con David Gustavo Gutiérrez Ruíz, político y empresario, en tiempos del PRI. Después lo seguí al PRD y a Morena. Por todo lo anterior y más, ¡es un honor estar con Obrador!

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia