web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
Los restos de Yenedit de siete (niña) y Emanuel de nueve años de edad (niño) descansan en paz..

Tres tumbas como testigos de una locura en Santuario

Quedaron como recuerdo de un viernes negro que rompió la tranquilidad de ese pueblo.

JALPA DE MÉNDEZ.- Solo tres tumbas rústicas e improvisadas se yerguen como mudos testigos de aquel viernes negro para la tran­quila comunidad de El Santuario; después de haber sido entregados los cuerpos a los familiares, se les dio indicaciones que no deberían de haber velorios, pero se les con­cedió solo unas horas para la ve­lación; cuando las autoridades se retiraron se armó una gresca en el interior de la casa entre dos fami­lias, una que representa la esposa y la otra a la familia del padre que ultimó a sus propios hijos.

Vecinos de la familia Gar­cía-Guillermo se disputaron la ca­sa; Gloria, madre de los menores junto con su familia decidieron velar los restos de los niños en el lugar donde fueron ultimados, pe­ro la familia de Francisco, también quería velar a su difunto en el mis­mo lugar, y la propuesta era sacar el cuerpo del padre para velar solo a los niños, ante la falta de acuer­do ambas familias llegaron hasta a empujones y golpes, pero al final sacaron el cuerpo del padre de los menores para ser velado en casa de sus padres.

Por motivos de la pandemia del Covid-19, se les concedió a las familias realizar la velación de cuerpos solo dos horas y luego se­pultarlos; el dolor que embarga a Gloria es enorme, y se arrepiente de haber confiado sus hijos al cui­dado del padre, nunca pensó que actuara de esta manera, era un ti­po muy calmado, además de que no consumía ni drogas, ni alcohol.

Las tres tumbas fueron cons­truidas de manera rápida, im­provisada y rústica, el silencio de ambas familias es muy notoria, pareciera que quisieran que el tiempo borre y aleje este trágico acontecimiento.