web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina

Transforma el Covid los servicios funerarios

Ahora los velatorios se realizan de cinco a 10 personas y pueden ser transmitidos en tiempo real usando las redes sociales.

Las capillas abarrotadas de do­lientes, con abrazos, café y char­las recordando la vida de quien ha perdido la vida fueron trans­formadas por el Covid-19.

Hoy sólo se pueden ver de cin­co a 10 personas, todas con cubre­bocas y sentadas lejos del ataúd que permanece cerrado.

Hoy las redes sociales están siendo útiles, pues ahora las imá­genes del velatorio se transmiten en vivo vía Facebook, donde se­res queridos pueden expresar sus condolencias.

 

LAS EXIGENCIAS

Las funerarias lo anun­cian: “Por motivos de la contingencia de salud, los ser­vicios funerarios fueron celebra­dos en familia”, y otras señalan que no habrá algún tipo de ceremonia en absoluto.

Sin remedio alguno, por miedo al contagio, la gente lo acepta.

A pesar del riesgo al contagio hay familias que les cuesta acep­tar que no puedan estar todas sus amistades en las funerarias,

Desde marzo y abril, cuando la pandemia del Covid-19 se empe­zaba a propagar, las capillas fune­rarias tuvieron que transformar sus servicios, al igual que en todo el mundo, evitando aglomeracio­nes e incrementando las protec­ciones sanitarias.

 

LINEAMIENTOS

Las ceremonias de velación y sepultura siguen ocurriendo, se realizan de acuerdo con los linea­mientos de la capilla, la decisión de la familia y la causa de muerte.

El Lineamiento de Manejo General y Masivo de Cadáveres por Covid-19 publi­cado por el gobier­no, indica que el cuerpo debe in­cinerarse o in­humarse de forma inme­diata.

 

 

FALLECIMIENTO POR CORONAVIRUS

  • En el hos­pital, el per­sonal de la funeraria in­gresa con el equipo de protección.
  • Se lleva el cuerpo con todas las medidas sanitarias.

REQUISITOS

  • El cuerpo tiene que estar cubier­to por dos bolsas plásticas
  • Va cubierto por una bolsa mor­tuoria y poste­riormente se co­loca en el ataúd
  • Una vez den­tro, el féretro no se debe volver a abrir.
  • El cuerpo debe in­cinerarse o inhu­marse de forma in­mediata.
  • Si se realiza una velación, ésta de­be durar menos de cuatro horas
  • Se acepta un máxi­mo de 20 personas y con el ataúd ce­rrado.
  • Los pre­cios va­rían según el tipo de servicio, 15 a 24 mil pesos el costo de una cremación.

 

 

FALLECIMIENTO POR OTRAS CAUSAS

  • Si la persona falleció por causas ajenas al co­ronavirus.
  • La familia decide en­tre incineración o inhu­mación.
  • Puede realizar un ve­latorio breve, con un grupo reducido de fa­miliares.

REQUISITOS

  • Se toma la temperatura.
  • Se exige el uso de cubrebocas.
  • Uso de gel an­tibacterial.
  • Distancia so­cial.
  • Se desinfectan los espacios de forma continua.
  • En ciertos lu­gares prohíben la entrada a ni­ños y adultos mayores.