Conecta con nosotros
198 vistas -

Doblefilo

“Transas” desde la legalidad

Publicada

en

88 Visitas

El empresario de Comalcalco, Miguel Moheno, está sufriendo situaciones muy difíciles creadas por un pandillero de esos que en los municipios le entran a todo, muchas veces con la complicidad de algunos justicieros públicos, llamados Notarios.

El Notario y su “cliente a modo” han tomado posesión de una de sus propiedades inmobiliarias de Moheno. El sedicente “hombre honrado”se llama Ramón Arteaga y es presuntamente asesorado por el Notario Público No. 3 Julio del Águila. Cuando este periodista supo del caso quedó pasmado.

Porque los Notarios son parte consustancial del poder público que posee el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández.  Los Notarios son en este momento un poder omnímodo que tiene que aclarar cada paso que dan. Por eso el caso de Miguel Moheno en Comalcalco que circula “a modo” con una Escritura falsa.

Y ésta –presuntamente- fue hecha en la Notaría de Julio del Águila. Obviamente, hay una demanda de por medio (# CI-COM 1349-2022), pero a esta se le trata de ocultar con subterfugios legaloides, donde incluso una jueza, doña Nina Guzmán León, inexplicablemente suspendió una audiencia sobre el particular el pasado 14 de octubre.

Ramón Arteaga, el sedicente propietario que está haciendo uso ilegal del terreno del señor Bustamante, ya hasta empezó a construir algunas instalaciones turísticas, aprovechando que el M.P. y el presidente municipal, Gregorio Espadas están de su parte. Es más, cuando el propietario del terreno en litigio acudió a ver al presidente municipal, éste le dijo que no lo anduviera metiendo en ese tipo de asuntos.

La pregunta es entonces, ¿para qué sirve un presidente municipal, autoridad máxima del municipio? Esto deben saberlo el gobernador del estado, Carlos Manuel Merino Ramos y el Fiscal, Nicolás Bautista López porque tienen que enfrentar esas mafias que se van conformando cuando nadie cuida que la Ley se aplique a legalidad.

¿Quién le pedirá cuentas a Julio del Águila y a la jueza Nina Guzmán León? Porque esto ya rebasó cualesquier nivel de decencia…

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia