Conecta con nosotros
216 vistas -

Tabasco

Tormento por falta de transporte

Usuarios tardan hasta dos horas en llegar a su destino por tráfico y carencia de unidades.

Publicada

en

Usuarios del transporte público en Villahermosa viven a diario un martirio con el transporte público.

Y es que factores como el intenso tráfico, el aumento de la población y la falta de unidades en la capital tabasqueña han originado que los ciudadanos se pasen hasta dos horas esperando el transporte para llegar a sus destinos.

Por ejemplo, en rutas como la de Bicentenario, hacen falta unidades; hacia El Guayabal, el problema es el tráfico a causa de las obras y en zonas como Plaza de las América, la gran cantidad de personas hacen insuficientes los diferentes transportes que ahí convergen.

Un ejemplo del tormento que viven los usuarios es María ‘N’, una estudiante que sale a las 5:45 de la mañana de Cárdenas; se baja alrededor de las 6:30 en el puente de ‘Los Monos’, de ahí toma combi a la parada del tanque elevado de Paseo Usumacinta.

Es allí cuando la desesperación aumenta, pues tiene que esperar hasta media hora para poder subir a una unidad que la lleve hasta su escuela en el bulevar Bicentenario, pues la ruta presenta un déficit de unidades, aseguran los usuarios.

“Aquí puedo esperar más de media hora, es que no hay combis, antes había más, pero todas las mañanas tengo que esperar, casi dos horas para llegar a mi escuela, imagínate”, mencionó la estudiante, que es uno de los cientos de personas que hacen fila para poder transportarse hasta esta zona de la capital tabasqueña.

TRÁFICO LOS ATORA

La ruta Reclusorio-Usumacinta es una de las más conflictuadas, asegura Tomás ‘N’, quien junto a su hermano Javier ‘N’ viajan desde Parrilla hasta Ciudad Industrial.

Asegura que su viaje puede llegar a demorar hasta dos horas, pues el tráfico que se vive en la construcción del distribuidor vial de Guayabal retrasa su traslado.

“Tardamos por el tráfico, por más de que salgamos temprano, siempre hay un atorón y súmale que va parando; nos atrasamos un montón y tomar un taxi es carísimo”, refirió el obrero.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia