Connect with us

Hola, que estas buscando?

Con atarraya y canasta sacan decenas de topenes de lagunas y ríos en la región de los chontales.

Nacajuca

Topen alivia el dolor y hambre

Las márgenes de los ríos se ven abarrotadas por familias para hacerse de un platillo de topen, con atarrayas, redes y canastos.

NACAJUCA. En tiempos de su­frimiento por la pandemia del Covid-19, llega el topen y alegra la mesa de los chontales; el agrada­ble sabor que da al paladar, mitiga un poco el dolor y la crisis en que viven cientos de campesinos y pes­cadores; el pequeño y esperado pez hace su aparición en aguas, es tal la abundancia que pescadores aficio­nados logran atrapar el alimento a orillas de ríos o lagunas, con una atarraya.

Las márgenes de los ríos se vie­ron abarrotadas por familias enteras para hacerse de un platillo de topen, con atarrayas, redes y canas­tos relucieron; padres de familia vieron la oportunidad de alimentar a sus hijos con este rico manjar que como cada año en temporadas de ­crecientes salen a desovar sus huevos, aún el año pasado fue muy poco, en este año triplicó su llegada para abastecer de ali­mento a miles de personas.

Unos 30 pesos cuesta la tasa de topen, los grandes car­dúmenes que bajan de los ríos, haciendo que cada lance de ata­rraya se pesque una cantidad suficiente; muchos aprovechan para hacer negocios, así lo ex­preso José del Carmen Solís de la O, quien con red en mano recoge los alimentos que le da la naturaleza.

En las colonias el topen es vendido hasta en 30 pesos el kilo.

 

En tanto que en las calles los precios de topen que se co­tizaban en 40 pesos llegaron a bajar hasta diez pesos la tasa, esto debido a la abundancia con que bajaron estas especies de la sierra según los pescado­res; en tanto que Luis Benito de la Cruz, manifestó que esto es como un regalo de la Divina Providencia debido a la esca­sez de trabajo provocado por la pandemia..

 

FRITO Y CON TORTILLAS A MANO

En Frontera la aparición se da sobre el río Grijalva y arroyos colindantes, donde por su abun­dancia los costos estuvieron en­tre 15 y 30 pesos el kilogramo, lo que ayuda a la economía fami­liar, además que es una especie que le gusta a todos por su exce­lente sabor, que se puede disfru­tar frito, con ensalada, así como en caldo, envuelto y hasta en ri­cos tamales con masa verde.

 

(Con información de Neftalí Ortiz)

Te puede interesar

Advertisement