Conecta con nosotros
5 vistas -

Tabasco

“Todos querían ser testigos de la historia’

Acompañaron al presidente en la inauguración de la refinería desde Carlos Slim hasta un grupo de indígenas Tojolaba.

Publicada

en

Poco después del medio día, el presidente López Obrador apareció en la pantalla colocada en al ala izquierda de escenario. Acompañado de Roció Nahle, Rogelio Ramírez de la O, Octavio Romero y Carlos Merino Campos recorría las instalaciones de la refinería Olmeca.

Legisladores, alcaldes, secretarios de Estado, empresarios e invitados especiales acumulaban para entonces más de dos horas de espera bajo un gran toldo, colocado a un lado de la Plaza de la Transformación, donde se erigieron cuatro columnas que rememoran los cuatro hechos históricos de cambio en el país.

Afuera de la instalación, distintos grupos hicieron también larga espera, con pancartas, mantas, carpetas bajo el brazo, reclamos pero también apoyos. “Venimos por nuestra cuenta, sin invitación, porque apoyamos nuestro presidente”, repite un indígena tojolabal, quien viajó desde Chiapas con otros cuatro miembros de su comunidad.

Todos llaman la atención por sus sombreros y atuendos. Bajo el extenuante sol no dejan de dar entrevistas. A las afueras del acceso principal de la refinería, se han colocado vallas metálicas, donde hombres mal encarados controlan el acceso. Con lista en mano, verifican quién puede entrar y quien no. –Es el señor Carlos Slim, le grita uno. –Por acá señor, adelante, se apresuran. Es uno de los invitados especiales del presidente, a quien en su discurso reconocerá más adelante como el empresario “más austero y más institucional de México”.

Delante de él pasa el secretario de Salud, Jorge Alcocer. Y ya hacia la puerta van los gobernadores de Veracruz y varios legisladores. Todos completan cerca de 300 invitados y poco más de 80 periodistas.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia