Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
Autoridades retiran un cadáver en una gasolinera de Enfield, Nova Scotia, Canadá.

Tiroteo en Canadá deja al menos 14 muertos

El asesino aterrorizó un pequeño pueblo de Nova Scotia durante 12 horas. Se trata del peor asesinato múltiple en el país en tres décadas.

Un hombre de 51 años abrió fuego el domingo en la provincia canadiense de Nueva Escocia, dejando al menos 14 personas muertas, entre ellas una policía. El supuesto agresor también falleció, informaron las autoridades.

El sospechoso, de nombre Gabriel Wortman, fue arrestado por la Real Policía Montada (RCMP por sus iniciales en inglés) en una gasolinera de Enfield, Nueva Escocia, al noroeste del centro de Halifax.

En un momento, el victimario se disfrazó de policía y adaptó un automóvil para que pareciera una patrulla de la RCMP, señalaron las autoridades.

“Son más de 10 personas asesinadas”, dijo el superintendente en jefe de la Real Policía Montada, Chris Leather. “Creemos que fue una sola persona la responsable de todas las muertes y que se trasladó solo por la parte norte de la provincia y cometió los que, aparentemente, son varios homicidios”.

Leather dijo que aún no tienen la cifra exacta de muertos.

“Es casi seguro que serán más de 10. Qué tantos más, no lo sé”, afirmó.

La noche del domingo, las autoridades corrigieron la fecha a por lo menos 14 víctimas fatales.

Brian Sauvé, presidente del sindicato de la Federación Nacional de Policía, dijo que entre los fallecidos está una agente y que otro policía resultó herido.

La agente era Heidi Stevenson, madre de dos hijos y veterana de 23 años en la fuerza.

La policía aún no ha difundido un motivo del ataque. Hacia el mediodía había media docena de patrullas en el lugar del incidente. Las bombas de gasolina fueron acordonadas y los agentes investigaban una camioneta color plata.

El incidente comenzó en la pequeña localidad rural de Portapique, y la policía recomendó a los habitantes resguardarse en sus viviendas y permanecer en el sótano. Los agentes hallaron a varios muertos en el interior y el exterior de la casa donde ocurrió el primer tiroteo.

Los residentes también reportaron varios incendios, pero la policía no confirmó de inmediato los detalles.

“Este es uno de los actos de violencia más insensatos en la historia de nuestra provincia”, dijo el premier de Nueva Escocia, Stephen McNeil.

Dijo que se trata de un “gran peso” adicional mientras se trabaja por contener el coronavirus.

Horas antes, la policía comentó que el sospechoso conducía un auto que parecía un vehículo policial y vestía uniforme de la policía, pero más tarde informó que se “creía que conducía una pequeña camioneta Chevrolet color plata” y viajaba hacia el sur sobre la autopista. Indicaron que el sospechoso no es miembro de la RCMP.

La cabo Lisa Croteau, portavoz de la policía de la provincia, señaló que las autoridades recibieron un reporte de “una persona con armas de fuego” alrededor de las 10:30 de la noche del sábado, y que la investigación “se convirtió en una pesquisa sobre un tiroteo en curso”.

“Mis oraciones están con todas las personas afectadas por esta terrible situación”, dijo el primer ministro Justin Trudeau.

 

 

 

Con información de Univisión