web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
La mujer quedó a un costado del vehículo, falleció de manera instantánea; el conductor murió camino al hospital.

Tirotean a pareja en Comalcalco; iban en un auto

Fueron atacados cerca de una terminal de taxi, la mujer recibió siete balazos por la espalda cuando intentaba escapar.

COMALCALCO.- Más de 30 dispa­ros de arma de fuego, acabaron con la vida de una pareja la noche del pasado viernes, al ser embos­cados por un grupo de asesinos a sueldo, la mujer falleció en la es­cena al recibir siete impactos, mientras que su acompañante pereció durante su traslado a un nosocomio del municipio.

La escena del crimen fue en la avenida principal de la ranchería Madero primera sección, perte­neciente a la Villa Aldama a es­casos metros de una terminal de taxis foráneos, donde quedó va­rado el auto tipo Tsuru de color blanco, luego de ser atacado por al menos cuatro masculinos que escaparían en un coche gris.

 

FUERON RAFAGUEADOS

Las personas fallecidas fueron identificadas como parejas senti­mentales y respondían a los nom­bres de Karely “N”, y José Adolfo “N”, de 22 y 25 años, originarios del mismo asentamiento donde se suscitaron los hechos.

El vehículo tenía varios balazos de ambos lados.

 

Versiones de algunos de los curiosos que se encontraban a es­casos metros de la parada de taxi, señalaron que los agresores ini­cialmente dispararon con el vehículo en movimiento, provocando que el conductor del coche blan­co detuviera su marcha, uno de los sicarios descendió y continuo el ataque al percatarse que la fé­mina intentaba escapar.

Con la huida de los gatilleros de la escena del crimen, varias fueron las personas que se acer­caron y notificaron de lo sucedi­do a las familias de las víctimas, José Adolfo quien aún mostra­ba signos de vida, fue llevado al hospital regional a bordo de un motocarro, pero al llegar al noso­comio lamentablemente falleció.

A un costado del coche, que­dó el cuerpo inerte de la fémina, quien a simple vista mostraba siete impactos de bala, además de múltiples casquillos percuti­dos localizados sobre la cinta de rodamiento, motivo por el cual elementos de la policía munici­pal que acudieron al llamado de auxilio y acordonaron el lugar de la nueva masacre.