Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina

Tipos de cubrebocas para usar

Existen distintos modelos, pero no todos protegen del mismo modo ni de igual grado contra el Covid-19.

Las mascarillas se han converti­do en la imagen icónica de la cri­sis del coronavirus. Pero no to­das son iguales ni protegen del mismo modo. ¿Qué diferencia hay entre ellas? ¿Funcionan co­rrectamente las caseras? Para utilizarla de forma co­rrecta, una mascarilla debe cubrir correctamente la nariz y la boca, para quitarla hay que tomar­la desde atrás. Si nos la sacamos agarrándola del frente pierde sen­tido todo lo que hicimos para cui­darnos. Del mismo modo, no hay que tocarla mientras la tenemos puesta. Si el cubreboca se humedece hay que cambiarlo por uno seco, ya que pierde su capacidad de fil­trar. Una vez que lo desechamos no podemos reutilizarlo.

 

QUIRÚRGICAS

Tienen como finalidad evitar la transmisión de agentes infecciosos por parte de la persona que la lleva. Es decir, están diseñadas de dentro hacia fuera para evitar la propagación de microorganismos normalmente presentes en la boca, nariz o garganta. También se pueden utilizar para evitar el contacto con las salpicaduras de fluidos o sangre.

 

CON FILTRO

Las mascarillas -Filtro Protección Personal (FPP)- protegen de afuera hacia adentro, ya que están diseñadas para filtrar las partículas y patógenos, impidiendo que sean inhaladas. No protegen frente a gases o vapores. Estas se subdividen en 3 niveles, FFP1 con 78%, FFP2 con 92% y FFP3 con 98% de eficacia de filtración.

 

CASERAS

Suelen ser hechas con papel, tela u otro material, no están médicamente comprobadas ni autorizadas. Este tipo de mascarillas no ofrecen garantía de protección. Sin embargo, sí pueden contribuir a limitar la propagación del virus. Evidentemente su tiempo de “eficacia” es mucho menor a la de cualquier otro tipo.

 

 

HAZ USO RACIONAL

Ante la escasez y el desabastecimiento de este material, al igual que otros en los centros hospitalarios, la Organización Mundial de la Salud ha recomendado evitar un uso indebido de cubrebocas y sí su uso racional para evitar situaciones de derroche innecesario. De esta manera, el uso se limita única y exclusivamente en caso de que una persona presenta los síntomas relacionados con la contracción del Covid-19 o en caso de estar en contacto con una persona sospechosa de estar infectada.