web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina

Tienen alta caloría 70% de productos

La Canaco estima pérdidas de hasta 143 millones de pesos mensuales.

De un total de 400 productos que se venden en las tiendas de conveniencia, el 70 por ciento aproximadamente son produc­tos con alto valor calórico.

La entrada en vigor de la pro­hibición de la venta de refrescos y comida chatarra, provocará que se registren pérdidas económicas de hasta 145 millones de pesos al mes en los 923 establecimientos agremiados a la Cámara Nacional del Comercio, Servicios y Turis­mo de Villahermosa.

“No nos comunicaron. Ni si­quiera la comisión del Congreso para que entráramos en un diá­logo. No estamos renuentes, es lo que quiero que entiendan, no sé por qué son así de cerrados en ese aspecto. Cerca de 350 comercios, pequeñas tiendas, se verían afec­tadas”, expresó Manuel Miranda, Presidente de Canaco.

Dijo que al no tomarlos en cuenta y no crear una estrategia, la prohibición disminuirá las ven­tas de los comercios dedicados a ese tipo de comida, y terminará por el cierre de pequeños nego­cios, por lo que es necesario que se especifiquen los productos que pueden ser comercializados para que el cambio sea benéfico para niños y comerciantes.

En un recorrido realizado por diversos establecimientos, se observó que en las tiendas de conveniencia, de un total de siete estanterías, cinco estaban reple­tas de galletas, panes, chocolates y sabritas, las cuales tienen entre 270 y 367 calorías.

Y es que del 100 por ciento de clientes que tienen los comer­ciantes, el 65% lleva a un menor de edad a comprar golosinas y re­frescos embotellados, sin embargo, ya no será posible venderles este tipo de productos, pues será catalogado como venderle bebi­das embriagantes o cigarros.

 

CÍRCULO VICIOSO

“La verdad es que son los niños los verdaderos compradores que tenemos, porque los papás los mandan con dinero para la escuela, y antes de irse pasan a la tienda a consumir algo, o bien por la tarde”, comento Rubicel de la Cruz, dependiente de una de las tiendas de conveniencia de la colonia Atasta.

Explicaron que son principal­mente las sabritas, galletas, y re­frescos lo que más se agota en las tiendas de abarrotes.

“También cosa de los papás, porque un papá pasa temprano y compra un jugo, un pan o en algu­nas ocasiones hasta sabritas y se las echa al niño en su mochila, en lugar de que les hagan un desayu­no que realmente sea nutritivo, por eso no es sólo cosa de noso­tros”, dijo Betty Vidal, abarrotera de Villahermosa.