Conecta con nosotros
812 vistas -

Cárdenas

Terror en Cárdenas: Alucina y decapita a su propia tía

José Luis ‘N’, con padecimientos mentales, la noche del sábado apuñaló y cortó la cabeza de la mujer que lo crió.

Publicada

en

CÁRDENAS. Un crimen brutal, motivado por las alucinaciones de un enfermo mental, se registró el viernes por la tarde. José Luis ’N’ de apenas 21 años de edad, asestó varias puñaladas a su tía, luego le cortó la cabeza y guardo el cuerpo dentro de un tambo, fue en el patio de la casa.

El móvil del crimen, que la Policía de Investigación sigue averiguando, fue el rencor que el joven guardaba a su tía, pues en ocasiones el mal humor de Rosa ’N’ de 66 años de edad, la llevaba a cometer violencia verbal contra él, según confirmaron fuentes cercanas a la escena del crimen, ubicada en la calle Limón de la colonia Toloque.

Aún que otras versiones señalaban que la maestra jubilada se desvivía por el cuidado de su sobrino, pues desde pequeño lo crio, desconociéndose aún los motivos de cómo llegó bajo su tutela.

DESAPARECIÓ

“Su teléfono mandaba a buzón y no la encontré, nos preocupó, empezamos a buscarla”, narraba Estela Cárdenas a la policía preventiva luego de identificarse como la hermana de la hoy extinta.

“José Luis empezó a ponerse nervioso cuando le preguntábamos por Rosy,”- así llamada de cariño por la familia, continuo diciendo la testigo, quien al observar la contradicciones de su sobrino, solicitaron la presencia de las autoridades.

El joven de 21 años de edad, fue señalado como un enfermo metal, con retraso intelectual desde su nacimiento, “ se le veía parado en la banqueta hablando solo la mayor parte del día”, comentaron algunos vecinos a las autoridades que intentaba desmarañar la causas del crimen.

LA ENTAMBÓ

Se halló un rastro de sangre que conducían a un cuchillo tirado en el patio, justo a un costado de un tambo de 200 litros de color azul, la dantesca escena petrificó a la policía y a la familia de Rosa, su cuerpo estaba decapitado.

Tres fueron las puñaladas en la espalda, suficiente para acabar con la vida de la maestra jubilada, José Luis ’N’ sabía que cometió un crimen e intentó deshacerse del cuerpo mutilándolo, pero a la puerta tocaban; era su otra tía Estela que buscaba a Rosa.

El homicida de 21 años de edad, guardó el cuerpo de su tía en un tambo de 200 litros.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia