Conecta con nosotros
47 vistas -

Opinión

Término la pesadilla

Publicada

en

Por fin acabó la pesadilla en varios municipios al concluir el mandato de los alcaldes y asumir los nuevos, quienes lamentablemente recibieron deudas y problemas con la nómina, debido a que muchos trabajadores en los últimos meses fueron basificados por ser amigos y compadres de quienes integraban el cabildo, comenzando por el presidente municipal. Es increíble que a pesar que enarbolaban la bandera de Morena que tiene dentro de sus postulados: No mentir, No robar y No traicionar, hayan hecho todo lo contrario, desobedeciendo a quienes llaman su líder, al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Una de las alcaldías en donde se dejó un “cochinero” fue en Tacotalpa, donde la señora Tomiris Domínguez Pérez, además de un adeudo con la CFE y de no haber resuelto el problema de los pagos, le heredó a Ricki Arcos Pérez, una administración desastrosa, al grado que muchos de quienes la acompañaron en las direcciones como trabajadores de confianza ahora se niegan a irse, no querían dejar el cargo y ahora amenazan con demandar al ayuntamiento. Que sinvergüenza resultó la morenista.

Otro alcalde que se las verá difícil para poder cumplir sus promesas es Julio Gutiérrez Bocanegra, quien tiene enfrente una deuda de 120 millones de pesos con la CFE y más de 100 millones de pesos en laudos, además que las arcas están vacías, pero este problema no lo hereda el Concejo Municipal que encabezó Mauro Winzig Negrín, sino el hoy empresario farmacéutico, Roberto Villalpando, quien dejó tirada la administración a medio trienio y en plena pandemia, pero hasta el momento no se le ha sancionado por las diversas irregularidades cometidas.

BUENA DECISIÓN

Daniel Casasús Ruz, no pierdan de vista este nombre, quien ha rendido frutos donde lo han colocado, razón por la cual hoy es el delegado de los programas federales y a pesar de la guerra sucia emprendida en su contra, ha sacado adelante las encomiendas que le ha dado la 4T, y hoy tiene uno de sus retos más importantes, llevar a buen puerto los apoyos que el presidente entrega a los ciudadanos. Seguramente no será este su último cargo, así no duden que su carrera política vaya en ascenso. Es la nueva generación.

tabascohoy.com

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia