web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
Luisa Treviño

‘Tenía pánico de contagiar a mi hijo’

“Antes de saber que tenía Covid salí dos veces a montar bici; fui al mercado, a buscar cosas a la oficina, pedí comida a mi casa e hice el súper”.

VILLAHERMOSA. El miedo más grande que tenía era terminar en el hospital y que mi hijo se contagia­ra, relató Luisa Treviño, una madre soltera que a pesar de salir a lo nece­sario y aplicar todas las medidas de prevención se contagió de Covid-19.

Sin embargo al ser asintomática no tuvo la necesidad de tomar me­dicamentos, pero vivía con la incer­tidumbre de ponerse mal en cual­quier momento, por lo que llama a los jóvenes a no confiarse porque es una enfermedad que puede ser fatal y que a todos puede pegarle.

 

¿En qué momento decides hacerte la prueba de Covid?

Un domingo comencé a sentirme irritada, como si tuviera calentura, me tomé la temperatura y estaba en 36, algo normal para como yo me sentía.

Al día siguiente fui a buscar unas cosas y me tomaron la temperatura para entrar, como todo protocolo, el chavo del lugar me dijo asustado que tenía 37.3 y que si hubiera salido en 37.5 no me hubiese dejado pasar.

Ahí empezó mi duda porque real­mente yo me tocaba y no estaba con calentura y me sentía a la perfección.

Desde ese momento no estuve tranquila, sabía que había la posibili­dad pues de mi casa yo soy la que sa­lía a las cosas del mandado, y aunque era exagerada con mis cuidados, no estaba exenta de tenerlo, así que por la salud de mi mamá y mi hijo preferí hacerme la prueba PCR.

 

¿Presentaste síntomas o fuiste asintomática?

Durante los 22 días de la cuarente­na jamás presenté un solo síntoma, sólo mucho miedo y ansiedad.

 

¿Cuándo te dijeron que eras posi­tiva a Covid qué pensaste?

Me entregaron los resultados un jueves por la noche con las siguien­tes palabras: “tranquila, no tengas miedo, por favor no te asustes y no vayas a estar pensando que te vas agravar, tú tranquila”.

Sinceramente ese día dormí nor­mal y tranquila, estuve así dos días hasta que comenzó mi miedo; un error que cometí es estar leyendo noticias, luego cuando sabía de gente joven que estaba en el hos­pital me ponía a averiguar por­qué y mi mente volaba de miedo.

 

¿Qué medidas de protección to­mabas para evitar el contagio?

Siempre salí con cubreboca de mi casa y cuando me tocaba ha­cer súper iba con lentes o con una careta; jamás dejé de usar esta protección.

 

¿A partir de ese momento en qué cambió tu vida?

Yo soy mamá soltera y siempre me ha dado ese miedito de morir porque pienso mucho en mi hijo.

Así que ya sabiendo lo que te puede provocar el virus, y que nadie, absolutamente nadie está exento de pasarla mal.

Así que durante estos días va­loré mucho mi relación con mi hijo, mi tiempo con mi familia y pero sobre todo, el cuidado a mi cuerpo, en estar sana.

 

¿Dónde crees tú que conta­giaste?

Te juro que todos los días pien­so y pienso dónde, no lo sé, días antes de saber que tenía Covid salí dos veces a montar bici; fui al mercado, fui a buscar cosas a la oficina, pedí comida a mi casa e hice el súper, así que para mí, en cualquiera de éstos.

 

¿Entiendo que tú haces ejercicio y eres una persona sana, te confias­te que no te pasaría?

No, jamás me sentí confiada, yo leo muchas noticias, así que ya me había leído unas de personas deportistas y que sí les había pegado los síntomas, así que yo nunca estuve tranquila.

El médico que me atendió me dijo que mientras no tuviera sínto­mas no pasaba nada si seguía con mis ejercicios, así que solo estaba haciendo bici en mi recámara.

 

¿Cuáles fueron tus temores a par­tir del diagnóstico?

Acabar en el hospital, aunque siem­pre le dije a mi mamá que si me sen­tía mal me llevara porque no quería empeorar y no tener lo necesario para curarme, que mi hijo se con­tagiara, que mi mamá que es hiper­tensa se pusiera mal por mi culpa, ponerme mal por la noche y que na­die me escuchara, pasaron muchas cosas por mi cabeza.

 

¿Tomaste medicamentos?

No, en cuanto supe que tenía Covid me comuniqué con una de mis ami­gas que acaba de salir de esto; ella me pasó el número del médico que le dio atención telefónica.

El médico me dijo que no tomara nada, que mientras no hubiera sín­tomas no tenía porqué, así que eso hice, sólo tomé vitaminas.

Durante los 22 días nunca ne­cesité medicamentos, pero sabes algo, todo mundo me mandaba sus recetas, me decía que me empezara a medicar, etc.

Ya sabes, todo mundo se cree médico y sí llegué a dudar en si esta­ba bien o mal el no estar medicada, pero bueno, hice caso a mi médico que nadie mejor que él para saber que necesitaba.

Eso sí, me dijo que estuviera pendiente de cada detalle y que le avisara en cualquier momento para comenzar a tomar medicamentos en caso de tener algún síntoma.

 

¿Tienes miedo?

Claro que tengo miedo, no hay in­munidad, así que me puede volver a dar y no estoy exenta de que ahora sí me dé duro y no quiero vivir otra vez esa angustia.