web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
José Izquiero Segovia

Tenía dañado 70% de sus pulmones, y así venció al Covid

“En mi vida había estado hospitalizado; Debo confesar que la idea me aterró por tantas leyendas urbanas que se escuchan”.

José Izquierdo Segovia, un conocido empresario tabasqueño, logró ven­cer al coronavirus.

A pesar de su sobrepeso y las di­ficultades que le generó el virus en su cuerpo, gracias a las ganas de salir adelante, el apoyo de su familia, de los médicos, pero principalmente de Dios, pudo superarlo.

José Izquierdo, como cualquier ciudadano cuidadoso en acatar las medidas de higiene para prevenir el virus, nunca imaginó que le tocara a él y a su familia.

 

—¿Cómo te contagiaste?

La verdad no sé, porque fui muy cuidadoso de seguir los protocolos de higiene recomendados; creo que pudo ser al ir al mercado o a la aba­rrotera tal vez.

Pero el sábado 30 de mayo cuan­do mi esposa me tomó la tempera­tura detectó que tenía 37.6 grados. A partir de ese momento lo tratamos como Covid-19, hasta no demostrar­se lo contrario, así que me aislé; solo tenía contacto con mi esposa.

Me comuniqué con el médico de mi seguro y me dijeron que tomara solo Paracetamol por 3 días. Así es­tuve, la temperatura era persistente. Pasaba el efecto a las 5 o 6 horas del medicamento y regresaba.

El lunes 1 de junio se comunicó mi esposa nuevamente con el seguro para decirle que la temperatura no cedía y le dijeron que me tenía que realizar la prueba de Covid-19.

Mi esposa buscó opciones en los laboratorios y dos de ellos no tenían disponibilidad y encontramos en el Hospital Air dentro de 3 días.

Mi esposa ese día empezó con dolor de cabeza, así sacó cita para ambos y los resultados nos los entre­garon el día domingo 9. Dos de mis hijos iniciaron con síntomas: dolor de cabeza y de garganta y el día 5 de junio mis otros dos hijos igual.

 

—¿Qué se siente ser un paciente Covid?

El día 8 de junio siendo mi noveno día desde que empecé con síntomas me monitoreo la oxigenación y esta­ba en 94 por ciento; sin embargo, no presentaba dificultad para respirar. Una amiga de mi hijo le consiguió una cita con un internista, quien ese mismo día me mandó a rea­lizar una tomografía y que se la llevara a consulta.

Al llegar con el doctor me dio una noticia devastadora, que tenía dañado el 70% de mis pul­mones y necesita internarme y que por mi sobrepeso era muy probable que tuviera complica­ciones y necesitara un respira­dor y en ese momento en la clíni­ca no tenían ninguno disponible.

En ese momento sentí mu­cho miedo; mi hijo habló al otro hospital particular que atiende casos Covid en la ciudad y le di­jeron que tampoco tenían dispo­nibilidad de ventiladores.

 

—¿Te hospitalizaron?

En mi vida había estado hospita­lizado y menos en un hospital de Gobierno. Debo confesar que la idea me aterró por tantas leyen­das urbanas que se escuchan y a mi esposa e hijo que me acom­pañaban, ni se diga.

Nos pusimos a llorar y nos bloqueamos por unos minutos. Después de hacer algunas llama­das con amigos, nos aseguraron que con toda confianza podía­mos dirigirnos al ‘Juan Graham’. Que ahí tienen todo equipado y la atención es de primera.

Decidimos ir y al llegar de in­mediato salieron tres personas muy bien equipados con sus tra­jes de protección, mientras una de ellas le pedía mis datos a mi esposa los otros dos me checaban tempera­tura y oxigenación. Le dijeron a mi familia que esperaran que me iban a checar y que les informarían si tenía que quedarme hospitalizado. La angustia de ver cómo mi familia se quedaba afuera y ni tiempo de despedirse y el miedo de no saber si vas a poder verlos nuevamente, es enorme.

 

—¿Cómo fue la atención en el hospital?

En los 10 días que pasé en el ‘Juan Graham’ pude observar a un gran equipo de doctores, enfermeras, la­boratoristas, comprometidos con su labor y con mucha capacidad; además de suficiente abasto de me­dicamentos y por supuesto equipos médicos suficientes.

En general toda la atención que brinda el ‘Juan Graham’ es de pri­mera. Estoy muy agradecido y sa­tisfecho, por eso quiero mencionar el nombre de algunos integrantes del equipo encargado del Módulo 8, a los cuales les doy mi sincero agra­decimiento. Los doctores Carlos Ra­món López Brito, Maritza Viridiana García Hernández, Berenice Ugal­de, Omar Enrique Ocaña García, pero son muchos más.

Adentro me hicieron la prue­ba PCR para Covid-19. Después de unos 20 minutos ahí me llevaron en una camilla a realizar una tomogra­fía (va una persona sanitizando el área hasta llegar al tomógrafo).

Posteriormente me trasladaron al Módulo 8, cama 182. Observé que están en grupos como de 5 camas y al ver otros pacientes intubados y con mayores complicaciones que yo al principio me angustié mucho.

Pero por otro lado el ver que este proceso de ingreso fue muy rápido, 30 o 40 minutos máximo, me im­presionó y me dio la tranquilidad y la seguridad de que había tomado la decisión correcta.

 

¿Qué mensaje le envía a los ta­basqueños?

Les digo que el Gobierno ya hizo su parte invirtiendo en acondicionar los hospitales con todos los equipos requeridos y abastecimiento de in­sumos. Ahora nos toca como ciuda­danos actuar de manera responsa­ble siguiendo las recomendaciones.