web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Temporada de zopilotes

Con el regreso a la Nueva Normalidad comenzó la “Temporada de Zopilotes 2021”. De repente salieron hasta debajo de las piedras, de su madriguera, de su escondite algunos políticos, quienes en tres meses no se les vio ni siquiera donando cubre bocas o gel antibacterial a los ciudadanos por los que hoy dicen estar preocupados. Traen un discurso fatalista, aprovechando la tragedia para tratar de volver a engañar a la gente que con ellos el Covid-19 ya no existiría, no entienden que en el 2018 las urnas los ubicaron donde hoy están, que ya nadie compra sus espejitos.

Ahí está el senador del PRD, Juan Manuel Fócil, que cada 8 días lanza a acusaciones y desacredita todo, ojalá pronto se pueda ver reflejado su trabajo como legislador y no solo como líder de un grupo político que en el pasado se sirvieron con la cuchara grande, y hoy gozan de una riqueza inmensa, pero que siguen tratando de engañar a la gente que están de su lado, que se preocupan por los pobres. Es claro que detrás de esas denuncias y quejas hay un interés político, porque las elecciones del 2021 ya están a la vuelta de la esquina, porque ya empezó la grilla electoral, incluso hasta el INE anda buscando ya los sustitutos de los consejeros: Claudia Jiménez, David Cuba y José Óscar Guzmán.

Y por si le faltara algo a la cloaca política volvió a salir la agrupación patito llamada Foro Ciudadano 27 MX con su encuesta de tres pesos, pagada por quienes salen a la cabeza de las “preferencias” electorales. Resulta que en plena emergencia estos señores, engaña bobos, hicieron un trabajo “gratis” para saber cómo anda el ánimo entre los electores y qué políticos podrían ser los abanderados, pena ajena sus resultados pero más pena dan todavía aquellos diputados y políticos que se las creen.

Por cierto quienes no necesitan estar pagando encuestas para figurar porque durante la pandemia estuvieron al pie del cañón son las legisladoras del PRI: Katia Ornelas Gil e Ingrid Rosas, ambas tienen una estrellita, porque también hay que decir las cosas cuando se hacen bien. Ellas no necesitan andar regalando huevos para que las tomen en cuentan, ellas hacen su trabajo por el que se les paga.

Te puede interesar