Connect with us

Hola, que estas buscando?

La mayoría ya no pudo seguir operando, tras cierre desde marzo.

Centro

Temen quiebra restaurantes de Yokot’an

Pierden 70% de ventas, reducen 60% empleados, los ahoga alto costo de renta y electricidad, además de impuestos.

El cierre de 10 restaurantes, el des­plome de hasta el 70% en sus ven­tas, la reducción de la plantilla laboral y la acumulación de deu­das son el calvario que han dejado la pandemia del Covid-19 a los res­tauranteros del corredor gastronó­mico Yokot’an en Nacajuca.

Y es que al igual que los comer­ciantes, los restauranteros son uno de los sectores más golpeados por la pandemia del Coronavirus que, obligó a la implementación de pro­tocolos sanitarios, a la modifica­ción de horarios y a la reducción de la capacidad de atención a los clien­tes, generando con ello pérdidas económicas significativas.

“La pandemia nos pegó muy fuerte, el año pasado tuvimos que cerrar por más de 3 meses y ahora la mitad del restaurante está cerra­do, de 20 mesas sólo estamos tra­bajando con 10 y en este momento sólo tres están ocupadas y hay días en que no tenemos ni un solo clien­te, la venta bajó muchísimo, incluso los fines de semana hemos tenido una caída del 60 o 70%”, afirmó Ra­món Córdova Chan, empleado del restaurante El Manguito.

SACRIFICAN PERSONAL

Para la mayoría de los restau­ranteros que aún mantienen sus establecimientos abiertos la si­tuación económica es muy com­plicada debido a los altos costos de la renta y el consumo eléctri­co, así como el pago de impues­tos que sumado a las bajas ventas a obligado a tener que reducir la plantilla laboral hasta el 60% pa­ra evitar el cierre definitivo.

“Antes aquí éramos 14 perso­nas, ahorita sólo somos 5, la mayo­ría de los compañeros se tuvo que ir porque ya no alcanzaba para pa­gar la nómina, la renta del local su­pera los 5 mil pesos y los recibos de luz vienen saliendo más o me­nos lo mismo, es como si estuvie­ras rentando otro local, a eso hay que sumarle los impuestos y como la venta ha caído bastante”, refirió Francisca Álvarez Díaz, propieta­ria del restaurante La Güera.

‘SEQUÍA’ DE COMENSALES

En un recorrido realizado por Gru­po Cantón se pudo observar que al menos una decena de restauran­tes, fondas y cocinas económicas han cerrado de manera definitiva, debido a las bajas ventas por la au­sencia de comensales que temen contagiarse en los restaurantes a pesar de que en los distintos esta­blecimientos los protocolos sanita­rios son muy estrictos.

A decir de Esmeralda García Murillo, ex trabajadora del res­taurante ‘El Buen Día’, tras el cie­rre obligatorio ordenado por las autoridades sanitarias en marzo pasado, el restaurante ya no pu­do abrir sus puertas, cerrando de manera definitiva.

“En junio intentaron reabrir, pero había muy poca gente que ve­nía al establecimiento, las ventas eran muy bajas, ya se había despe­dido a la mitad del personal y aun así no salía ni para recuperar las in­versiones y los dueños decidieron cerrar definitivamente”, expresó.

Algunos de los restaurantes que han cerrado de manera defi­nitiva en este corredor gastronó­mico son, La Champita D’ Pepe, Los Antojitos, El Edén, Las Car­nitas, Las Delicias del Mar, La Chabelita, El Buen Día, La Última Choca, Fonda El Amigo, La Pala­pa de Ale, entre otros.

Te puede interesar

Advertisement