web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
¿Te has preguntado por qué las palmeras son tan resistentes?
Las palmeras se han caracterizado por ‘sobrevivir’ a grandes catástrofes.

¿Te has preguntado por qué las palmeras son tan resistentes?

Su estructura funciona de forma similar a los edificios diseñados contra los terremotos (cimientos de goma y estructura móvil rotular en el caso de edificios anti terremotos).

MÉXICO.- En alguna ocasión te has preguntado por qué las palmeras son tan resistentes a los huracanes? Aquí resolveremos esta duda.

Las palmeras, de la familia de las aracáceas, son una de las plantas más antiguas que existen. Han aprendido a adaptarse mejor que otras especies a las condiciones más duras. Ahí su primer ventaja. Sobrevivieron a los dinosaurios y a los huracanes a costo de saber adaptarse al medio.

Su estructura funciona de forma similar a los edificios diseñados contra los terremotos (cimientos de goma y estructura móvil rotular en el caso de edificios anti terremotos).

Además, el modelo de estructura cilíndrica de árboles como el roble ayuda a soportar mejor el peso en las rama pero peor el empuje lateral. Y viceversa, aguantar viento exige disminuir peso en copa, por eso la palmera tiene tan pocas hojas en relación a su altura.

Las palmeras son muy flexibles y se dejan empujar y zarandear en vez de ofrecer resistencia a los vientos huracanados como hacen los árboles. Esa es la clave. Pero para hacer esto necesitas un material mejor que la madera. Ninguna madera es tan elástica como el tronco de la palmera.

Te puede interesar: ¿Te has preguntado por qué hace tanto calor en Tabasco?

Mientras el corte transversal de un árbol normal muestra anillos concéntricos de madera añadidos en cada estación, la estructura de las fibras de la palmera es longitudinal y el crecimiento estacional se da más a lo alto que a lo ancho, favoreciendo esa elasticidad. Es la misma disposición de un cable de fibras telefónicas, o el trenzado del cable de acero, casi imposible de romper a tracción y extremadamente flexible.

La densidad de estos ‘cables‘ es variable según la sección y ayuda a resistir mejor las fuerzas del empuje lateral. Al interior y en la copa —donde estiran las hojas con el viento— crecen las fibras más densas y rígidas y al exterior se amortiguan con las más elásticas.

Por debajo de la tierra también han evolucionado para agarrarse mejor. Las palmeras tienen una gran número de raíces estrechas y pequeñas —en vez de largas y anchas para los árboles de su porte— que dibujan un bulbo de fuerzas que se mimetiza como un cimiento con el suelo y que, al pesar mucho más, funciona como un gran contrapeso.

Sin embargo, cuentan con un punto débil: la humedad. Si se moja el terreno donde están asentadas, el bulbo de presiones que configuran sus raíces y la tierra se va deshaciendo y, al no ser demasiado profundo, pierde antes su estabilidad.