Conecta con nosotros
6 vistas -

Entre números

Tabasco, una vez más de Edén a infierno

Publicada

en

Cada sexenio se envidia a la tierra de donde es originario el presidente de la república por las grandes oportunidades que se presentan y la derrama económica que eso implica. Pero para Doña Gloria de la ranchería Santana en Cárdenas, una valiente y trabajadora mujer que ya no cuenta con el seguro popular para tener sus medicinas, Tabasco ha pasado de Edén a infierno.

La realidad es que hay dos Tabascos, el de “los espejitos” que venden quienes hoy gobiernan, y el de hambre y la preocupación que sufren cientos de miles de tabasqueños.

Tabasco tiene el potencial para ser un gran centro logístico, somos frontera con Estados Unidos a través del Golfo de México, tenemos riqueza petrolera, mucha agua a diferencia de otros estados que están sufriendo fuertemente su escasez, un campo con posibilidad ganadera y agropecuaria, un enorme litoral para la pesca, varios sistemas lagunares para la producción ostrícola y camaronera, así como un enorme patrimonio cultural y arqueológico.

Sin embargo, hay elementos que están impidiendo que crezcamos de manera sostenida e incluyente. Pareciera ser que la política económica en el estado del Presidente está circunscrita exclusivamente a sus programas sociales que dicho sea de paso no están combatiendo la pobreza, y a una refinería que difícilmente refinará gasolinas.

Aquí algunos números de cómo está Tabasco. En el Índice de Competitividad Estatal 2022, Tabasco está entre las 5 peores entidades en el manejo sostenible del medio ambiente y en el antepenúltimo lugar nacional en la pérdida de superficie cubierta de arboles.

Somos el penúltimo lugar en falta de innovación y sofisticación en los sectores económicos, penúltimo lugar también en falta de apoyos económicos a las mujeres, en el último lugar en mortalidad infantil y último lugar en percepción de corrupción. En resumen, Tabasco es de los peores estados en competitividad.

A pesar de que según información oficial se han dispersado más de $5 mil millones para 500 mil beneficiarios de programas sociales, Tabasco sigue siendo de los estados más desiguales de México. El 70% de la población sufre pobreza alimentaria, somos el peor lugar en este tipo de carencia, y más de 50% de la población vive en pobreza.

Es decir, la riqueza que genera el proyecto federal de la Refinería y los programas sociales, no han reducido la pobreza en el estado, que todo lo contrario sigue aumentando.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia